«La cooperación entre ellos hace que forjen una gran amistad»

Veintidós niños invidentes gallegos y asturianos disfrutan de un campamento de verano en Muíños

r. n.
ourense / la voz

Los campamentos de verano son la mejor opción para tener a los más pequeños de la casa entretenidos durante las vacaciones. Como cada año, el Concello de Muíños se convierte en el refugio lúdico de cientos de niños de todas partes de España.

Desde el pasado domingo y hasta el sábado, el complejo turístico deportivo de O Corgo alberga un campamento de veintidós estudiantes de la ONCE, procedentes de distintos lugares de Galicia y de Asturias. El grupo está compuesto por niños de entre 8 y 17 años, que dedican la semana a la práctica de diversos deportes y al conocimiento del entorno.

Esta cita es un recurso para mejorar su orientación, la movilidad y el desplazamiento en espacios abiertos, así como el conocimiento de entornos diferentes a los habituales. Los menores están coordinados por siete monitores. «Les damos autoridad a los más mayores para que nos ayuden a vigilar y a jugar con los más pequeños», afirma Enrique Fernández, uno de los instructores. Siempre realizan pasatiempos que puedan ser ejecutados por todos, ya que alguno de los pequeños tiene movilidad reducida.

El deporte es su actividad central con actividades fluviales, juegos de agua, goalball, judo, atletismo o ajedrez. «Lo que más me ha gustado es bañarme en el embalse y hacer kayac», nos cuenta Uxío Codesal, de 8 años.

Los menores se ponen en parejas para que un niño totalmente invidente sea guiado por otros que solo tienen una pérdida de visión parcial. «La cooperación entre ellos hace que se forje una gran amistad», relata Enrique.

Manuel Alfredo Novoa es de Ourense y le gusta mucho asistir cada verano a los campamentos porque asegura que hace muchos amigos.

Lucas Varela tiene 13 años, viene desde A Coruña y señala que lo que más le ha gustado de la zona son los paisajes.

José Manuel Lastra es otro de los niños que participa en el campamento. En este caso, llega de lejos. Vive en México y todos los años viene a Asturias de vacaciones. «Me gusta más Galicia que México porque la gente es muy comprensible y sociable», afirma este adolescente de diecisiete años.

Además de las actividades en las instalaciones de O Corgo también realizan excursiones. Ya han visitado, por ejemplo, el campamento romano Aquis Querquernis de Bande. En los próximos días también visitarán el Concello de Lobios para conocer más de cerca el parque del Xurés y bañarse en el río Caldo. Algunos de los niños ya se conocían de otros campamentos: los dos últimos estuvieron en Rianxo, pero esperan volver a repetir en Muíños ya que han quedado encantados con la comarca.

En el día de hoy recibirán la visita institucional del subdelegado de Madrid de la ONCE. Como todos los años, durante el período estival, esta organización pone en marcha una variada oferta de campamentos de verano, que esta temporada disfrutarán 700 niños y jóvenes. En ellos participan sus estudiantes ciegos y con discapacidad visual grave, pero también acogen en los actos a niños sin discapacidad como acompañantes.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

«La cooperación entre ellos hace que forjen una gran amistad»