La incógnita de si las empresas recogerán toda la cosecha que hay este año en la vid

Medio Rural habilitó unas línea de ayudas para ayudar a las bodegas a pagar la uva a los viticultores


La vendimia de este año cuenta con un problema añadido: la crisis que tienen que afrontar muchas bodegas gallegas por el cierre de la hostelería durante la pandemia. De ahí que en las denominaciones gallegas exista el temor de que las empresas no vayan a comprar toda la cosecha de este año. «Non sabemos o que van facer as adegas, dependerá das vendas que teñan e de se teñen espazo para recoller todo o previsto», explican en Monterrei. «En xullo as adegas están contentas coas vendas, pero que collan toda a colleita vai depender da evolución destes meses», aseguran en Valdeorras. Medio Rural ya ha habilitado una línea de ayudas, de 60 millones de euros, para ayudar a las bodegas a hacer frente al pago de la uva. La iniciativa busca que estas empresas dispongan de liquidez suficiente para poder recoger toda la cosecha prevista a unos precios justos para los viticultores y evitar así que quede uva sin vendimiar en Galicia.

En O Ribeiro, por su parte, están preocupados por las repercusiones pueda tener sobre la producción de este año el decreto lanzado por el Ministerio de Agricultura para ayudar a las bodegas en la crisis del covid-19. Explican que este documento impide que los excedentes de uva -aquellos que superan los rendimientos por hectárea en cada parcela­- puedan ser comercializados al margen de la denominación de origen. «É un decreto imposto e redactado por xente que non coñece a realidade do noso territorio», lamenta Casares. Teme que esta medida lleve a algunos viticultores a abandonar el cultivo. «O Ribeiro non está nin para perder viticultores, nin parcelas», concluye.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La incógnita de si las empresas recogerán toda la cosecha que hay este año en la vid