Descubren en Monterrei restos de la mayor alvariza ourensana

Los muros del centenario colmenar protegido contra los osos se radican en la localidad de Medeiros


verín / la voz

La mayor alvariza u osera de la provincia, de unos veinte metros de diámetro, fue hallada hace días por un vecino de Verín, en Medeiros (Monterrei). José Ramón Feijoo fotografió este refugio apícola contra osos en un paraje lleno de maleza y de muy difícil acceso en una zona de media montaña.

«Los muros de la vieja edificación están en muy buen estado. Tiene un diámetro bastante extenso, cubierto por maleza. No se puede acceder en coche hasta allí». Esta antigua alvariza o colmenar, que a falta de datación oficial se estima que puede ser de alrededor del siglo XVIII, ya era recordada por alguno de los más veteranos vecinos del municipio. La arqueóloga Nieves Amado apuntó esa posible fecha de construcción, a falta de unos trabajos de datación más concretos. «Una señora mayor me comentó que se acordaba de la mención a la osera de Medeiros», dijo. Apenas hay construcciones de estas características en la provincia. Existen restos de estas oseras en dos puntos de Laza.

El alcalde, José Luis Suárez Martínez, pedirá a Patrimonio una datación oficial de este hallazgo, que refuerza la trascendencia de la riqueza patrimonial del municipio.

Estos apiarios están construidos con rocas recogidas del entorno concretamente pizarras y esquistos. Este tipo de material, con el que también se edificaron las viviendas, era fácil de obtener hace dos o tres siglos.

La de Medeiros es especial, ya que la media de dimensiones de las alvarizas apenas llegaba a los ocho o diez metros de diámetro.

Con las lascas se construía en mampostería en seco un recinto circular u ovalado cerrado de cierta altura, próxima a los dos metros o dos metros y medio. Para el acceso al interior, en el muro se dotaban de una estrecha entrada que se cerraba mediante una sencilla puerta de madera. La finalidad era que los osos no arrasasen las colmenas ubicadas en el interior de los recintos.

En O Courel y en Sober existen varias construcciones de este tipo. Dejaron de construirse en Ourense en el siglo XX, cuando el oso desapareció del Macizo Central y de otras zonas altas de la provincia. Estas estructuras se localizaban casi siempre en el monte común, normalmente lejos a los núcleos de población, a distancias por encima del kilómetro de zonas habitadas.

La alvariza también cumplía con otra finalidad en invierno, proteger de las bajas temperaturas a las abejas, sobre todo en estas zonas de media montaña.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Descubren en Monterrei restos de la mayor alvariza ourensana