Recta final para una vendimia con 23 millones de kilos de uva ya recogidos

La Voz OURENSE / LA VOZ

MONTERREI

Santi M. Amil

La producción de Monterrei coloca esta denominación como la segunda de la provincia, tras O Ribeiro

09 oct 2018 . Actualizado a las 05:00 h.

La vendimia en la provincia de Ourense está muy avanzada. El grueso de la cosecha ya está recogido, pero en los consejos regulares, sin que exista uniformidad entre las distintas zonas, aún esperan añadir algo más de un millón de kilos. El escenario es diferente. Y también los son las perspectivas, con un optimismo generalizado en cuanto a calidad.

O Ribeiro, donde este año arrancó la vendimia ourensana de una forma muy puntual, en viñedos de la parroquia de Santo André de Campo Redondo y en los primeros días de septiembre, se mantiene como la primera zona de producción. Con algo más de 8,7 millones de kilos de uva recogidos, mantiene las distancias con las demás. Con un centenar de bodegas abiertas durante la vendimia del 2018, en veintiuna de ellas aún no habían bajado la persiana a la entrada de fruta. Queda poco por recoger. Viña Costeira, la firma con mayor base social en la comarca, remató los trabajos el 30 de septiembre. Fueron quince días intensos, a juicio de Manuel Castro, el enólogo de esta firma, que ve una cosecha justa en cantidad, por las mermas que en su momento provocó el mildiu, pero con un gran potencial de calidad. En el consello regulador no creen que se vayan a alcanzar los nueve millones de kilos de uva.

El segundo puesto en la clasificación provincial lo ocupará este año Monterrei. Llevan 4,76 millones de kilos. De las veintiséis bodegas con actividad, en diez aún seguían ayer trabajando y metiendo uva. Y son firmas con capacidad, de las que mueven volumen, como Crego e Monaguillo. El responsable técnico del consejo regulador, Miguel López, considera que la cifra va a superar los cinco millones de kilos. Será el máximo histórico amparado por la denominación de origen Monterrei, que el pasado año se había sido especialmente castigada por las heladas. En el 2017 se había quedado en 2,88 millones de kilos.