ourense / la voz

La trayectoria de Manuel García Montero como presidente de la Vitivinícola do Ribeiro, Viña Costeira, fue reconocida por el Consello Regulador de la Denominación de Origen con la distinción «Vida entre vides». La gala de entrega de premios de este año, que contó con la asistencia de los últimos presidentes del consejo, reconoció además con el premio de honor a César Lumbreras, con el de mejor labor de comunicación a Víctor de la Serna y a Sonia Prince le fue otorgado el de mujer y vino.

Al acto en el monasterio de San Clodio no faltó el presidente de la Xunta y la conselleira de Medio Rural, Alberto Núñez Feijoo y Ánxeles Vázquez, junto con otros cargos de las distintas administraciones públicas y alcaldes de los municipios de la comarca.

La periodista Marga Pazos fue la encargada de conducir la ceremonio en la que, según subrayan fuentes del consejo regulador, se hizo hincapié «na relevancia do sector do viño na comarca e no espazo que ao longo dos anos ten acadado o viño do Ribeiro no mercado nacional e internacional». Gracias, añaden, al «traballo levado adiante polo conxunto do sector, conseguindo posicionar no lugar que actualmente ocupan os viños da Denominación de Orixe máis antiga de Galicia».

Durante esta gala se dieron a conocer los premios a los vinos del 2017. Sobre un total de sesenta muestras catadas, como mejor vino blanco de la categoría de bodegas fue elegido Alter, de Priorato de Razamonde; el mejor vino blanco de colleiteiro fue para Eduardo Bravo, de José González Álvarez; y el mejor vino tinto resultó ser Joaquín Vázquez 2017, de la firma homónima.

Tiendas y restaurantes

En el capítulo de reconocimientos del Consello Regulador del Ribeiro, aparte de la distinción de los mejores vinos de su categoría, se distinguió como mejor servicio de vino en restaurante al Bacelo de Ourense; como mejor comercio especializado se premió la tienda de Lino, de A Coruña y como mejor taberna-bar de vinos fue elegido Tamarindo, también de Ourense.

Mon Devane y Medela Jazz

En esta edición de la gala de entrega de los premios del Ribeiro quiso el Consello Regulador hacer un guiño al mundo artístico ourensano, con la participación del artista urbano Mon Devane, que hizo en directo una demostración de su capacidad con una obra plástica para la que empleó técnicas de grafiti y fotorrealismo. Igualmente, el compositor y pianista carballiñés Alfonso Medela Jazz se encargó de la animación musical.

La cita en el monasterio de San Clodio contó con una asistencia de más de doscientas personas, buena parte de ellos vinculados profesionalmente con el sector del vino. Los expresidentes del Consello Regulador acompañaron a Juan Casares en la que ha sido su primera gala como primer representante del Ribeiro.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Alter, Eduardo Bravo y Joaquín Vázquez, premios del Ribeiro