Alarma entre bodegueros ourensanos por los nuevos requisitos para ampliar viñedos

La mayoría de las solicitudes han sido rechazadas por el Ministerio de Agricultura


ourense / la voz

Los cambios en el decreto ley sobre concesión anual de plantaciones de nuevos viñedos en Galicia está provocando el malestar y la alarma entre muchos bodegueros ourensanos. El principal obstáculo estriba en que se han endurecido las exigencias, como la demostración de la capacidad y competencia profesional como viticultores. Es decir, que los propietarios estén vinculados directamente a la producción de ingresos agrícolas y no como empresarios autónomos, lo que son en la inmensa mayoría de los casos.

Esta es una medida impuesta por directrices europeas y desarrollada por un decreto estatal. A las comunidades autónomas se les asigna la obligación de tramitar y supervisar su aplicación, pero no se trata de un reglamento específico gallego. En el sector vinícola verinense el rechazo masivo de las solicitudes ha caído como una bomba tras las enormes pérdidas de la pasada campaña por la helada del 27 de abril de 2017. En el caso de la Denominación de Origen Monterrei hay más de una veintena de bodegas afectadas.

Aníbal Blanco, propietario de una de las más importantes bodegas de Monterrei, explica cuál es el problema: «Ahora exigen que el propietario mayoritario de la sociedad que pida esa ampliación tenga ingresos agrícolas. En el caso de muchos dueños eso no es así, ya que no vendemos uva, sino vino. Estamos como autónomos en la Seguridad Social, pero somos una industria de transformación agroalimentaria». Y añade: «El Ministerio de Agricultura nos está rechazando a casi todos las peticiones de este año, en mi caso de unos 80.000 metros cuadrados. Tenemos un plazo de alegaciones que culmina la próxima semana y hay mucho enfado en el sector».

En el caso de Tapias Mariñán el rechazo total de la solicitud supondría una merma de ingresos a medio y largo plazo. «El problema es que la Xunta no se ha apercibido de estos nuevos requisitos y del fondo de toda la documentación que exige el Ministerio, que marea a cualquiera», señaló el propietario.

Otro de los afectados es la bodega Crego e Monaguillo. Su portavoz, Asunción Rodríguez Zarraquiños, asegura que es «gravísimo». «Creo que en Monterrei deberíamos movilizarnos y salir a la calle. Es un sinsentido y la Diputación, la Xunta y los concellos deberían tomar cartas en el asunto. Es imposible cumplir los requisitos, somos autónomos, no agricultores desde el punto de vista legal. Es una medida arbitraria que nos mata tras un año pésimo como el de la campaña anterior por la helada», remarca. «Me temo que no vamos a poder cumplir con los requisitos ni con las alegaciones que podamos plantear», señala. En su caso, esta bodega solicitó 90.000 metros cuadrados de nueva plantación y sus gestores temen que no se le conceda nada.

Desde el sector se lamenta la pasividad de la Xunta para defender los intereses de los bodegueros gallegos frente a una norma que beneficia a otras denominaciones como La Rioja, por ejemplo.

Fuentes del grupo parlamentario del BNG manifestaron que estudian solicitar en una moción la modificación urgente de estos nuevos criterios, que pueden provocar pérdidas millonarias a muchos bodegueros de las cinco denominaciones gallegas.

La alcaldesa de Oímbra, Ana Villarino, indicó que respaldará las peticiones de los bodegueros y del Consello Regulador, «aínda que é a primeira nova que teño sobre esta problemática. É evidente que estaremos respaldando as xustas reivindicacións do sector onde faga falta», remarcó.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

Alarma entre bodegueros ourensanos por los nuevos requisitos para ampliar viñedos