Ourense espera la vendimia más tardía desde 2013

No será hasta mediados de septiembre que comience la recogida en Valdeorras, la D.O. más madrugadora


O BARCO / la voz

Puede que alguna abra sobre el 7 o el 9 de septiembre, pero la vendimia no se generalizará hasta mediados del próximo mes en la denominación de origen Valdeorras. Por tanto, a la provincia de Ourense le toca esperar para recoger una cosecha que regresa a las fechas de 2013. En las dos pasadas vendimias, las primeras uvas entraron en el cesto en pleno mes de agosto (hacia finales). Siempre en Valdeorras, que por tradición es la zona vitícola con sello de calidad más madrugadora en las labores de recogida.

Este año la previsión es que de nuevo sean las uvas del oriente provincial las que marquen la campaña de recogida, que en las cuatro denominaciones viene con una previsión de producción mucho más baja que hace ahora un año. El mildiu y otras enfermedades de la viña, y después -en algunos casos- el granizo, han hecho mella en la cosecha, que se prevé que venga entre un 10 y un 30 % más corta que la del año pasado (que se cerró en 6,5 millones de kilos), cuando se registró una producción superior en ese mismo porcentaje. Ese 10 % será en la versión más optimista, y el 30 % lo máximo, explica Jorge Mazaira, director técnico de la D.O. Valdeorras. El porcentaje de menos uvas respecto al 2015 dependerá mucho de la zona, porque hay fincas ubicadas en el Concello de Rubiá que perdieron hasta el 70 % de la cosecha después de la caída del granizo el mes pasado; mientras que en otras fincas amparadas por el sello de calidad, la producción será prácticamente la misma que el año pasado, ya que la viña no ha sufrido enfermedades ni inclemencias meteorológicas que hayan influido en el rendimiento. Lo que sí aseguran desde Valdeorras es que la uva que hay en la vid tiene una calidad «excelente».

Monterrei será la siguiente en empezar la recogida, según las previsiones. Será hacia el 15 del próximo mes, con la estimación de meter en bodega hasta un 20 % menos que el año pasado, cuando se recogieron 4,7 millones de kilos de uva. Y ya hacia el 20 de septiembre se unirán a los trabajos Ribeiro y Ribeira Sacra (donde octubre es el mes más intenso de trabajo en el campo), en ambos casos con previsión de pérdida de cosecha de entre un 15 % en Ribeira Sacra y un 30 % en Ribeiro (este dato, según Unións Agrarias). El año pasado recogieron 6,2 y 14 millones de kilos de uva, respectivamente. La merma en las cifras se debe a la influencia de las enfermedades, que muchos viticultores no consiguieron frenar a tiempo, y también el abundante calor. El sector mira al cielo en busca de algo de lluvia que llegue para engordar las uvas antes de que comience la recogida.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Ourense espera la vendimia más tardía desde 2013