Montederramo y Chandrexa recibirán dos millones de euros por los eólicos de Xesteirón

La Voz OURENSE / LA VOZ

MONTEDERRAMO

MIGUEL VILLAR

Greenalia prevé instalar diez aerogeneradores

30 sep 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

El parque eólico Xesteirón, de la empresa de renovables Greenalia, inició la fase de exposición pública junto al estudio de impacto ambiental, tras su publicación en el Diario Oficial de Galicia. La instalación prevista en su mayoría en terrenos de Chandrexa de Queixa, también necesitará un espacio para la conexión de aerogeneradores en el concello de Montederramo. Para la puesta en marcha se prevé la construcción de 10 aerogeneradores con una altura de buje de 120 metros y un diámetro de rotor de 160. Con 45 megavatios de capacidad, se estima que tendrá una producción energética de 130.000 mwh/año, lo que supone el consumo energético, procedente de energías renovables para más de 32.000 familias. La compañía estima una inversión superior a 34 millones de euros, a lo que se suma la aportación por tasa e impuestos a los concellos de dos millones de euros, además del pago de alquiler a los propietarios de los terrenos durante la vida útil del parque.

Para su proyección, han excluido los enclaves de la Red Natura 2000 y los espacios de interés local y natural. Las infraestructuras, afirma la empresa, se ubicará fuera de las zonas de especial conservación y protección para las aves. Añaden que la propuesta que ha sido planteada para la colocación de los aerogeneradores no afecta a áreas prioritarias de reproducción, de alimentación, de dispersión y de concentración local de aves, por lo que se prevé que sea compatible con la avifauna de la zona.

Durante los trabajos e informes previos realizados en la zona, se localizó el petroglifo de Os Chaos de San Fiz, por lo que Greenalia decidió desplazar todas las infraestructuras del parque fuera de su ámbito de protección, de manera que no afecte a este bien patrimonial. Así, explican desde la empresa, los informes concluyen que se trata de un desarrollo con bajo impacto, compatible con el entorno, que no necesitará de otros elementos de impacto secundarios al parque.