Premios a la historia de Manoliño Nguema

Por María Doallo OURENSE

MONTEDERRAMO

El documental sobre la vida del guineano que se formó en el Circo de los Muchachos se lleva dos galardones del festival Miradas Doc y alcanza una nominación a los Mestre Mateo

11 feb 2020 . Actualizado a las 15:26 h.

«Es un honor tener un documental sobre mi vida. Aunque todo ha sido muy extraño porque yo no sabía que tenía algo que contar», afirma Marcelo Ndong, conocido artísticamente como Manoliño Nguema. El que se dio cuenta de ello fue Antonio Grunfeld, director de un filme sobre su vida. Y la historia que narra en su documental es la siguiente: Manoliño nació en Guinea y siendo muy joven le surgió la oportunidad de venir a Ourense, en donde estuvo años formándose y perteneciendo al Circo de los Muchachos. Al terminar sus estudios, decidió regresar a su país donde se dedicó -y todavía lo hace- a transmitir sus conocimientos sobre cine o teatro a los pequeños de la zona. Tanto es así que a día de hoy tiene la única escuela cultural del país, en la ciudad de Malabo. «Él es la demostración de que una sola persona puede ser motor de desarrollo cultural», dice Antonio.

MIGUEL VILLAR

Por su parte, Manoliño atribuye todo el mérito del documental a su director: «Esto es gracias a él, de verdad». Se refiere a los dos galardones que el proyecto acaba de recibir en el festival de cine documental Miradas Doc que se celebra en Tenerife. El premio del público y una mención del jurado a Mejor Documental Nacional. «Estoy encantado. No sabíamos hasta qué punto nuestro trabajo podía triunfar fuera de Galicia, porque la historia es muy gallega aunque la proyección sea internacional gracias a sus lazos con Guinea», dice Antonio. La cosa no queda ahí, el documental Manoliño Nguema está nominado a los Mestre Mateo, los galardones de carácter anual que reconocen el trabajo audiovisual gallego y sus profesionales. «Es un notición y además esta nominación nos permite poder compartirlo de cerca con la gente, especialmente gallega, que ha participado en el propio proyecto. Todos nos metimos en él por corazón, porque nos gustaba la historia, y viendo esta acogida estamos más que felices», termina.