El bastón de alcalde también es cosa de familia en Galicia

Esposos, primos, cuñados y hasta yernos han recibido la alcaldía de manos de un familiar cercano

Cristina de Francisco sucedió en la alcaldía de Melón a su marido, Alberto Pardellas
Cristina de Francisco sucedió en la alcaldía de Melón a su marido, Alberto Pardellas

Ser nombrado alcalde de un ayuntamiento es un momento de emoción para el candidato que lo logra pero para algunos ese instante tan deseado es una ocasión especialmente familiar. Y es que más de un regidor gallego ha recibido el bastón de mando de manos de un pariente. En Agolada, por ejemplo, un yerno, Ramiro Varela, tomó el relevo a su suegro, Manuel Costa. Lo hizo en 2005, tras casi un cuarto de siglo siendo trabajador municipal (ejerció como portero, administrativo y hasta juez de paz) y necesitando, eso sí, que renunciasen a sentarse en el sillón tres de las personas que le precedían en la candidatura popular. Por cierto, que la alcaldía lleva en manos de esta familia desde 1979, ya que Manuel Costa fue el primer regidor agolense de la Democracia.

Ramiro Varela, actual alcalde de Agolada, y su suegro, Manuel Costa, exregidor, durante una inauguración en 2011
Ramiro Varela, actual alcalde de Agolada, y su suegro, Manuel Costa, exregidor, durante una inauguración en 2011

De suegro a yerno se hizo la sucesión también en Oza-Cesuras. «Fue una sorpresa hasta para mí. Yo estaba a una cosa completamente distinta, era gerente de una cooperativa de camiones» cuenta el actual regidor Pablo González, señalando al padre de su mujer como el culpable de que haya acabado metido en política. Alcalde de Oza dos Ríos durante casi tres décadas, José Ramón Peón dio un paso atrás en 2011 tras ser condenado por un delito contra la Administración Pública y casi obligó a su hijo político a darlo hacia delante. «Al principio me acordé mucho de él y no para bien pero luego empecé a cogerle el gustillo. Hoy encuentro la política una profesión muy gratificante aunque en estos tiempos no sea una profesión de la que presumir» cuenta González. La gran damnificada es, eso sí, su mujer, que no se libra de tener al alcalde en casa y de oír hablar de política a todas horas

El alcalde de Oza-Cesuras, Pablo González (primero por la derecha) en sede municipal acompañado por su suegro, José Ramón Peón (primero por la izquierda)
El alcalde de Oza-Cesuras, Pablo González (primero por la derecha) en sede municipal acompañado por su suegro, José Ramón Peón (primero por la izquierda)

Maridos y mujeres

Entre marido y mujer anda el juego en los ayuntamientos ourensanos de Bande y Melón. En este último, Cristina de Francisco se convirtió en la candidata del PP a la alcaldía en 2011 después de que su esposo y regidor, Alberto Pardellas, fuera inhabilitado por prevaricación. Y como si de un matrimonio en régimen de gananciales se tratase, Pardellas y de Francisco pasaron a compartir desde entonces el bastón de mando, ya que él continuó acompañándola a reuniones y actos oficiales de la alcaldía. Ella intentará retener la alcaldía este próximo mes de mayo. Serán sus terceras elecciones a pesar de que antes de sustituir a su marido no tenía experiencia política. «Foi el o que me meteu o gusanillo. E non deixa de ser normal porque na casa el falaba do concello, do que se facía, do que precisaban os veciños, e eu funme empapando de todo iso», explica la regidora y candidata popular.

De Francisco y Pardellas charlan con vecinas del concello del que ambos han llevado las riendas
De Francisco y Pardellas charlan con vecinas del concello del que ambos han llevado las riendas

En Bande fue José Antonio Armada Pérez quien relevó en el cargo a su esposa, Ana Belén Vázquez Blanco en 2007. Lo hizo en la presidencia del club de fútbol de la localidad y también como primer edil del consistorio. El todavía regidor aseguraba por aquel entonces a La Voz de Galicia que «non somentes estou na política por ser o marido da alcaldesa. A miña vinculación coa política vén tamén por meu pai -concejal del ayuntamiento - El foi dalgún xeito un dos meus introductores neste mundiño».

A la boda de Armada y Vázquez en 2005 asistió incluso Mariano Rajoy
A la boda de Armada y Vázquez en 2005 asistió incluso Mariano Rajoy

¿Cuestión de nepotismo?

La relación padre-hijo es precisamente la más habitual en esto de las alcaldías que quedan en familia. En Oímbra, Monterrei, Cualedro o A Gudiña gobiernan hoy vástagos que han sustituido en el sillón de mando a sus padres o madres. Todos son concellos ourensanos y todos están en manos del PP. ¿Cuestión de nepotismo? El politólogo Miguel Anxo Bastos Boubeta niega la mayor. «É normal que haxa sagas familiares na política ¿non as hai noutros oficios? Se o pai é médico hai máis posibilidades de que o fillo saia médico» argumenta. Defiende que criarse en un ambiente politizado les lleva a militar desde muy jóvenes y despierta el «gusanillo». En cuanto a posibles ventajas, reconoce que los hijos de cargos políticos «herdan habilidades e coñecementos e tamén contactos» pero insiste en que «hai que ser listo» para sacar partido a ese capital.

En esta foto de 2011, Ana María Villarino aún era concejala con su padre, Alfonso Villarino
En esta foto de 2011, Ana María Villarino aún era concejala con su padre, Alfonso Villarino

El regidor de Oza-Cesuras cree que heredar el cargo no es en realidad una ayuda. «Puede parecerlo al principio pero lo cierto es que tienes que demostrar el triple que cualquier otro candidato. Tienes que pasar el filtro de la sociedad, que vean que estás ahí porque eres válido y no por ser el yerno de» asegura. La alcaldesa de Melón también reconoce que tiene sus hándicaps: «máis dunha vez tes que escoitar iso de "é a muller de Pardellas" pero a min non me importa porque teño moi claro quen son, eu son a alcaldesa de Melón e non teño nada de que avergonzarme, que o meu marido fose alcalde antes ca min é beneficioso porque podo aproveitar a súa experiencia».

Sin compartir partido

Claro que la relación familiar no siempre tiene que ser bien avenida o darse dentro de un mismo partido. En Mondariz, por ejemplo, el actual regidor Xoán Carlos Montes Bugarín 'Calis' arrebató la alcaldía por primera vez de manos del PP y sustituyó en el cargo a Julio Alén Montes. Los apellidos ponen sobre la pista de un cierto parentesco. Aquí la sucesión se ha dado entre primos de partidos diferentes. «Pero somos primos lonxanos, terceiros ou cuartos, os que son primos carnais son os nosos pais. Nós levámonos ben, coma veciños, pero non hai relación de familia desa de comer xuntos en festas e tal» aclara Calis.

En el caso de Vilar de Santos, los dos últimos regidores (Xan Jardón y Xosé Antón Jardón) también comparten apellidos pero por casualidad. «Non hai relación de sangue» confirma Xosé Antón, el exalcalde, aunque revela que, al final, sí han acabado siendo familia «somos cuñados, eu estou casado coa irmá de Xan». Las vueltas que da la vida.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El bastón de alcalde también es cosa de familia en Galicia