«Hemos formado a gente para irse fuera; hay que intentar que se queden»

Celso Fernández, nuevo director provincial del del Servicio Público de Empleo Estatal, aboga por potenciar la Formación Profesional y adaptarla al tejido económico provincial


ourense / la voz

El paro es un problema social de primer nivel y a Celso Fernández López (Punxín, 1959), le toca ahora lidiar con ese asunto en una provincia con escasa industrialización y más pensionistas que trabajadores. Llega al puesto de director provincial del Servicio Público de Empleo Estatal curtido durante años como alcalde de Maside.

-¿Qué supone ahora dar este paso tras doce años pendiente de los problemas vecinales?

-Decidí dar el paso y estoy contento, creo que es una etapa más que hay que afrontar, aún así reconozco que me es imposible desconectar de la administración local, no solo por lo que yo tenga en la cabeza, sino también por los vecinos, que siguen llamando; si tú eres un alcalde que estás próximo a la gente, como debe ser, se acaban acostumbrando a llamarte o pedirte consejo y me siguen llamando. A pesar de ello soy de los que cambian fácilmente el chip, me adapto, aunque es verdad que le pongo mucho empeño a todo, procuro estar muy a gusto en lo que hago.

-En los últimos doce meses el paro ha ido descendiendo en la provincia, salvo excepciones, ¿cómo se prevé el cierre del año?

-En este momento estamos casi en los veinte mil parados, algo menos, y es una cifra aún elevada que lo sería más si muchos de nuestros jóvenes no se hubieran marchado; entonces habría más desempleados, y además con muy buena formación, como estamos viendo estos días con los médicos, más de tres mil trabajando fuera.

-¿Qué medidas propondría para que no se tengan que marchar los jóvenes formados?

-A veces se piensa más en el universitario muy formado, pero también hacen falta trabajadores de formación profesional, una alternativa que puede ayudar a encontrar un empleo. La FP ha sido durante años la hermana pobre, no se le ha dado el valor que tiene, y yo creo que hay que fomentarla y además hacerlo en función de las potencialidades y necesidades concretas, atendiendo al mercado laboral de cada provincia. En Ourense, por ejemplo, tenemos un sector de la construcción que necesita mano de obra formada y también tenemos un sector textil potente.

Yo entiendo que eso puede suponer un gasto, porque hay que reconvertir centros y mover personal, pero la formación profesional requiere que se haga mucho hincapié en ella, siempre focalizándola en el territorio. No voy a formar a gente para que desarrolle actividades aeroespaciales; nosotros tenemos nichos de ocupación y tenemos que formar a gente para que puedan trabajar ahí. Creo que no podemos educar a los jóvenes para que se vayan después a trabajar en el extranjero

-¿Cree que formar a ingenieros aeroespaciales en el campus es perder recursos?

-Van a ser muy pocos ingenieros aeroespaciales los que salgan cada año. Tenemos que tener en cuenta que es muy fácil formar a jóvenes para que se vayan, es lo que hemos estado haciendo en los últimos años. Inglaterra y otros países están llenos de ourensanos a los que hemos dado competencias para que trabajen allí, pero también tendremos que formarlos para que puedan tener una oportunidad en la provincia. Las nuevas tecnologías ofrecen muchas posibilidades y tenemos que potenciar eso, ir con los tiempos.

-¿Qué objetivos se marca a corto y medio plazo?

-Es necesario abrir un diálogo con el mundo empresarial, con la CEO, con los agentes sociales y los intermediarios laborales para crear una sintonía y poner en marcha las medidas necesarias para darle una vuelta a la provincia y que las cosas no queden solo en papel. A mi me interesa que las empresas contraten porque es una prestación que yo dejo de pagar; necesitamos mejorar con la implicación y la coordinación de todos los agentes implicados. Espero, si me dan tiempo para ello, poder echar una mano en esta provincia. Creo que no hay que conformarse y que los jóvenes deben entender que tienen futuro.

«Hay que combinar ayudas y formación para que los parados vuelvan al mercado laboral»

-Al Estado las cuentas no le salen con Ourense, con más pensionistas que trabajadores...

-Esa situación se puede interpretar de varias formas. Yo creo que no hay que dejarse llevar por el inmovilismo, lo que tenemos es que echarle ganas y que se olviden de eso de la Galicia de las dos velocidades. En un mundo en el que tú llamas para que te solucionen la avería del móvil y te sale una operadora en Rumanía o Bolivia, tenemos que pensar que nosotros aquí también tenemos que hacerlo. Yo creo en el sitio en el que vivo, en el futuro que tiene. Tenemos todas las administraciones -la estatal, la autonómica y las locales- que trabajar por la provincia.

-Hay muchos parados que ya no reciben prestación, ¿hay que hacer que lleguen a todos o piensa que eso evita que quieran volver a trabajar?

-Ese es un discurso al que se recurre muchas veces, el de que la ayuda económica evita que los desempleados vuelvan al mercado laboral, pero yo creo que hay que compaginar las dos cosas. Tú no puedes dejar que una familia se quede sin comer, no van a pagar justos por pecadores; hay que combinar la prestación o el subsidio, las políticas pasivas, con facilitar la incorporación al mercado laboral. Hay que cualificarlos, darles una nueva formación, siempre atendiendo a dónde pueden encajar mejor sus capacidades.

-Los sindicatos denuncian la precarización del empleo, el abuso de los contratos temporales...

-Creo que ha habido un abuso del contrato de este tipo, incluso a veces perjudicando al propio contratante. ¿Cómo se puede contratar por horas o días a un trabajador? Un buen empresario no debe dejar escapar a sus empleados porque de esa forma no solo se precariza al empleado, sino también a la propia empresa.

Newsletter Educación

Recibe todas las semanas la información más relevante sobre educación

Votación
5 votos
Comentarios

«Hemos formado a gente para irse fuera; hay que intentar que se queden»