Muchísima nieve, gran día de sol... y ni un sitio en el que tomarse un café

Cientos de personas subieron a Cabeza de Manzaneda en el día de Reyes

Manzaneda
Manzaneda

o barco / la voz

O Apalpador dejó en la estación de esquí de Cabeza de Manzaneda una intensa nevada como hacía tiempo que no se veía en diciembre, lo que se tradujo en varios centímetros de nieve. Y ayer los Reyes Magos remataron el regalo con un gran día de sol. Así que fueron muchos los que aprovecharon el festivo para disfrutar en la única estación de Galicia. Y eso que está cerrada. No solo no funcionan los remontes y los telesillas, sino que ni siquiera es posible tomarse un café o comerse un bocadillo.

Los que suben siempre dicen que Manzaneda es perfecta para iniciar a los niños en el contacto con la nieve y el esquí, así que el perfil mayoritario es el de familias con hijos. Los mismos que se vieron ayer, aunque en este caso no para iniciarse en la práctica deportiva, sino para tirarse ladera abajo en la zona del campo de golf. La empinada cuesta es perfecta para dejarse caer en trineo, palas y hasta plásticos.

Había mucha gente disfrutando de esa manera, y mucha otra que simplemente decidió dar un paseo por la estación, que estaba preciosa con todos los árboles nevados y un sol que hacía brillar la nieve como si le hubiesen tirado brillantina por encima. También había (los menos) quienes subieron a esquiar o practicar snow. La nieve está sin pisar y no hay remontes, así que toca subir ladera arriba con los esquís o la tabla a cuestas para poder hacer el descenso. Y la nieve sin pisar dejó algún que otro incidente y un accidentado, que tuvo que ser evacuado en ambulancia.

Mucha gente de toda la provincia y también del resto de Galicia, como ya se vio durante el fin de semana (el sábado y el domingo la afluencia fue todavía mayor, aunque el tiempo fue peor ya que no hacía el solazo de ayer). Y a pesar de que las ciudades están cerradas perimetralmente, Manzaneda siguió demostrando, una vez más, su tirón en cuanto hay nieve. Y eso que todo el que subió se topó (los que van a esquiar se informan previamente) con la estación cerrada, al completo. Ni siquiera es posible tomarse un café, porque tampoco el bar o el autoservicio están abiertos. Una sorpresa para muchos. Lo preguntaba un hombre que paseaba entre los pinos. Una mujer, cerca, le contestaba: «Están resolviendo eso del cambio de gestión». La previsión es que el fin de semana será soleado. La hostelería de la zona volverá a llenar.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Muchísima nieve, gran día de sol... y ni un sitio en el que tomarse un café