«Me puse a llorar cuando vi que me pagaba 30 euros de más, uno por cada día que no podrá tomar el café aquí»

Katy Kollarova es la dueña de Lateral, cafetería en la que la ourensana Loly Soto decidió dejar esa propina


Ourense

El viernes fue el último día con la hostelería abierta en la ciudad y en la cafetería Lateral lo vivieron a rebosar de emociones. A la pena que les daba tener que bajar la persiana durante un mes entero, se le sumó la alegría y la sorpresa provocadas por una clienta habitual. Al ir a pagar su café, la ourensana Loly Soto dejó además 30 euros sobre el mostrador. «Uno por cada café que no me podré tomar este mes», afirma. Dice que lo hizo por fidelidad a su local de siempre pero, sobre todo, para mostrar apoyo a la hostelería en un momento como el actual: «Estoy convencida de que el problema no está en los bares sino en las personas que no cumplen con las normas. Ahora ellos están pagando las culpas de otros y creo que es cosa de todos el ayudarles a sobrevivir». La reacción a su detalle no se hizo esperar en el equipo de Lateral. «Me puse a llorar cuando vi lo que me pagaba y por qué lo hacía, tal y como están las cosas que alguien demuestre ese cariño es un regalo enorme», dice Katy Kollarova, propietaria del local situado en la rúa Nuestra Señora de la Saínza. También lo vivió Lucía Rodríguez, camarera del local: «Fue muy emocionante. No solo tenemos la suerte de contar con una jefa como Katy que nos cuida y siempre nos anima, sino que además tenemos unos clientes que nos quieren y nos valoran. Somos una gran familia». El personal lo completan Martín Avancini, Fernando González y Juraj Kollar. Los tres se mostraron orgullosos y felices de lo que había pasado.

Para Loly lo fundamental es la seguridad, algo que destaca especialmente de Lateral. «Yo venía cada mañana en mi descanso a tomar el cafecito y la verdad es que la desinfección era constante. Hay que apoyar a los negocios que lo están haciendo bien. Nos necesitan», admite. Katy y su equipo no consiguieron que Loly se guardase los treinta euros, así que decidieron regalarle un décimo de lotería de Navidad. «Si me toca un premio grande, prometo dejar pagados de antemano todos los cafés de aquí a cumplir 65 años», afirma la vecina del barrio. Y no bromea. «Estamos totalmente agradecidos a los clientes que tenemos. Estas últimas semanas no solo dejaban más propina, también apuraban para dejar la mesa rápido. Es increíble», termina Katy. Loly ya cuenta los días para volver a Lateral. Y viceversa.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
18 votos
Comentarios

«Me puse a llorar cuando vi que me pagaba 30 euros de más, uno por cada día que no podrá tomar el café aquí»