Tres días de esquí en tres meses

La estación de Cabeza de Manzaneda está a punto de cerrar su peor temporada de nieve


o barco / la voz

Comienza marzo, con nieve. No debería sorprender porque estamos en pleno invierno, pero es llamativo porque llevamos unas semanas que parecía que estábamos doblando mayo en lugar de febrero. Hay nieve en las cumbres, entre ellas la estación de esquí de Cabeza de Manzaneda. Nada que tenga que ver con poder abrir a la práctica deportiva, pero al menos está nevada... algo que no ha pasado en los últimos tiempos.

En los tres meses que debería llevar en marcha la temporada de invierno -el 1 de diciembre reabrieron las instalaciones tras casi dos meses cerradas-, la estación ha ofrecido a los deportistas tres días de esquí; y para eso, la jornada con más nieve solo ofrecía 1,7 kilómetros de superficie esquiable. Ayer nevó, pero no fue lo suficiente para poder siquiera soñar con poder esquiar. Tres días de esquí en una estación donde, cuando se anunció la puesta en marcha del sistema de innivación, se hablaba de «garantizar 120 días». Este año ya no se llega. Y con esas perspectivas, la mayoría de los clientes que ha tenido la estación estos dos últimos meses son los chavales que llegan a través del programa EsquiOu de la Diputación; en una edición que remata la próxima semana después de acercar a Manzaneda a 840 chavales, ninguno de los cuales ha podido esquiar por falta de nieve.

No es nada nuevo. Manzaneda es la estación de esquí española más vulnerable al cambio climático, según un estudio de n estudio de la Fundación ENT, dedicada al desarrollo e implementación de políticas públicas en materia de medio ambiente, y toca reciclarse para convertirla en una estación de montaña que atraiga turismo todo el año. Pero, ¿no se ha hecho ya? Sí. Lo cierto es que la estación ofrece una amplia oferta, aunque más sobre el papel que en la realidad, y quizás resida ahí el motivo de por qué todos los intentos de desestacionalizarla han sido un fracaso hasta el momento.

Instalaciones deportivas

Manzaneda cuenta con un gran polideportivo y dos campos de fútbol, que en la década de los 80 usaron los jugadores del Real Madrid para hacer la pretemporada, pero que no viven ya sus mejores épocas. Ahora no hay grandes equipos (aunque puntualmente sí lo hacen otros mucho más modestos) que apuesten por la estación para prepararse. Sí algún caso aislado, como el triatleta Javier Gómez Noya, que eligió Manzaneda para entrenar. Porque cuando buscan altitud, los deportistas se van hacia Trevinca (el punto más alto de Galicia), que además ofrece más zonas de desnivel, lo que facilita el entrenamiento en condiciones adversas.

Manzaneda también tiene piscina y spa, abierta a todo el que quiera ir; pero aún así son pocos los días de abarrote. Al contrario, suele ser un espacio tranquilo en el que poder nadar o disfrutar del spa (aunque es casi imposible encontrar un día en el que funcionen todos los aparatos). Y a eso se une que (como ya ha sucedido en varias ocasiones) las instalaciones estén cerradas porque el trabajador está de día libre. El usuario se encuentra con la información pegada en la puerta si no hay sido lo suficientemente previsor de llamar por teléfono. Porque aunque tienen redes sociales, desde la estación no las usan para promocionar su oferta alternativa (más que alguna vez de manera muy esporádica) o dar a conocer sus incidencias.

También es posible disputar una partida de paintball, pero hace falta reservar con tiempo. Y está el parque multiaventura y la tirolina, pero muchos días no están operativas porque no hay personal. Manzaneda ofrece muchas alternativas, pero no para el turista que llega de repente. Y menos si lo hace en solitario. Las actividades funcionan, en muchos casos, solo para grupos. Y con reserva previa.

El bike park, la mejor apuesta

Mejores datos está dando el bike park, que este invierno está abierto por primera vez. Por tradición se cerraba en octubre para dar preparar las pistas de cara a la temporada de nieve (que oficialmente comienza a principios de diciembre); pero ante la falta de nieve de este invierno, desde la Xunta se obligó a Oca Hotels a reabrir el circuito para bicicletas. Y no solo eso, sino que incluso se habilitaron nuevos espacios en el bike park durante las últimas semanas. Es una alternativa que tiene tirón (aunque abre solo los fines de semanas, y el pasado no pudo utilizarse por las fuertes rachas de viento), y que consigue buenas cifras de ocupación los fines de semana, pero son todavía minúsculas frente a la imagen de una estación abarrotada que se puede ver cuando hay muchas pistas abiertas y junto a los esquiadores eligen Manzaneda para pasar el fin de semana numerosas familias con niños que quieren disfrutar de los trineos o los paseos por la nieve. Son esos días los que se notan en la economía comarcal, con la hostelería de Trives a tope y con los alojamientos colgando el cartel de completos. Esos días el lleno es absoluto en Trives y Manzaneda, pero también en San Xoán de Río o Castro Caldelas... y esa imagen no se ha producido esta temporada todavía. Y ya estamos en marzo.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Tres días de esquí en tres meses