Manzaneda se derrite sin remedio

La falta de nieve y la ausencia de bajas temperaturas han obligado a la estación de montaña a cerrar dos veces en quince días para la práctica del esquí


ourense

Se cumplen quince días desde que la estación de esquí de Manzaneda abrió sus puertas por primera vez este año. Un total de cinco mil personas visitaban las instalaciones recreativas el 3 de febrero, domingo, con el fin de disfrutar de una jornada de diversión en la montaña, rodeados de nieve. De ellas, 1.500 adquirían sus forfaits para hacer uso de las siete pistas abiertas en ese momento y, por tanto, practicar esquí o snowboard. En el transcurso de esta primera quincena de apertura de la estación, la situación ha sido muy variable, pasando de los diez kilómetros de nieve esquiable a los tan solo 300 metros de muchos días, llegando incluso a cerrar en dos ocasiones, la última ayer mismo.

¿Cómo valora Oca Manzaneda la primera quincena de apertura?

El gerente de la estación, Gustavo Samartín, considera que la situación es extraña debido a que la meteorología es muy seca. «Se trata de un año totalmente atípico», afirma Samartín. Además, debido a las condiciones meteorológicas, los sistemas de innivación no pueden trabajar a todo su rendimiento.

¿Por qué hay poca nieve?

«Existe un anticiclón constante que impide que la nieve cuaje. La mayor parte de la nieve que hemos conseguido asentar es gracias al sistema de innivación que, aún así, ha podido trabajar poco», explica el propio Samartín. Desde que la estación de esquí abrió sus puertas, tan solo ha nevado dos días y eso, sumado a las constantes precipitaciones y la ausencia de bajas temperaturas, son las la principales causas de que la nieve no cuaje.

¿Cuántas personas visitaron la estación de montaña este año?

El flujo de visitas está entre las treinta y las quinientas personas por día, incluidas las que se dirigen al puerto de montaña con el fin de disfrutar de su oferta recreativa. El hecho de que la zona de principiantes se encuentre en la parte superior de la estación hace que sea la primera en abrirse y la última en cerrarse, de ahí que el mayor porcentaje de esquiadores corresponda a los grupos de clases de iniciación para niños, organizadas por las diputaciones de Ourense y también por la de A Coruña.

¿Cómo funciona el sistema de innivación?

Para que el sistema que produce y genera nieve artificial funcione tienen que darse dos condiciones meteorológicas concretas de temperatura y humedad. La consigna fundamental es que haya tres grados bajo cero y una elevada humedad, en torno al cien por cien. Cuando se cumplen estas características, la maquinaria funciona de manera automática. Además, la nieve artificial es mucho más húmeda que la natural, por lo que hay que dejarla secar más tiempo para que se asiente.

¿Cuáles son los resultados obtenidos hasta ahora por los cañones de nieve?

«Este año es un año de adaptación y pruebas del sistema. Los equipos han producido pero en menor medida. Aún así los resultados son buenos, con treinta cañones habilitados, en el momento en que se cumplen las condiciones necesarias y pueden producir, el sistema hace su trabajo y la instalación funciona perfectamente», explica Gustavo Samartín.

¿Por qué la estación se mantuvo abierta durante varios días con solo 300 metros esquiables?

La estación abre determinadas pistas después de realizar una revisión y un balance de seguridad que permita garantizar la tranquilidad de los deportistas, de ahí que no en todas las zonas nevadas haya acceso al público. Desde Oca Manzaneda recalcan que es importante mantener pistas abiertas -aunque sea solo una y con pocos metros- para garantizar que se impartan las clases de quienes se trasladan a Manzaneda estos días.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Manzaneda se derrite sin remedio