Los dos últimos muertos en accidente de tráfico en Ourense iban sin cinturón de seguridad

La Voz

LOBIOS

En la Ou-540 se registró un accidente a las 14.30 horas de este domingo
En la Ou-540 se registró un accidente a las 14.30 horas de este domingo Lucía

Tristao Manuel F. B. G. no superó las graves heridas padecidas tras el accidente que sufrió al perder el control del coche que conducía en el concello ourensano de Lobios.

06 oct 2020 . Actualizado a las 15:38 h.

Ambos tenían 43 años y perdieron la vida por no llevar puesto el cinturón de seguridad y volcar el coche que conducían tras salirse de la vía en una carretera secundaria. Uno de ellos falleció este lunes, tras sufrir el siniestro el domingo. El otro murió una semana antes, también en una tarde dominical.

Tristao Manuel F. B. G. no superó las graves heridas padecidas tras el accidente que sufrió al perder el control del coche que conducía en el concello ourensano de Lobios. Falleció este lunes en el CHUO, donde fue evacuado en helicóptero con pronóstico muy grave, tras ser excarcelado y reanimado en el lugar del siniestro por los equipos de emergencias. Los hechos tuvieron lugar a las 14.30 horas del domingo en la OU-540 en Lobios cuando el Seat Toledo que conducía Tristao Manuel, natural de Portugal pero vecino de Lobios, se salió de la vía volcando completamente. Hasta el lugar se desplazaron la Guardia Civil de Tráfico, al GES del municipio y el 061 que, en un primer momento, consiguieron reanimarlo. No llevaba puesto el cinturón de seguridad.

La misma suerte corrió el domingo anterior, 27 de septiembre, Luis Manuel G. D. a última hora de la tarde en una carretera secundaria, en el concello ourensano de Beade. El hombre de 43 años salió despedido del coche que conducía tras caer por un terraplén. Transitaba por la OU-212, que comunica las localidades de A Hermida con Beade, a pocos kilómetros de su casa, cuando por motivos que se desconocen se salió por el margen derecho de la carretera y cayó por un desnivel de varios metros. No llevaba puesto el cinturón de seguridad y los servicios de emergencias no pudieron hacer nada para salvarle la vida, ya que murió en el acto. Con él viajaba un niño de 9 años, en el asiento de atrás del coche, que resultó herido leve. El menor llevaba puesto el sistema de retención infantil que le salvó la vida.