Un incendio que entró por Portugal da la puntilla al parque del Xurés

Cinco aldeas de Muíños y Lobios tuvieron que ser desalojadas el lunes de madrugada

;
Matrimonio de A Cela (Lobios) que no quería abandonar su casa Matrimonio de A Cela (Lobios) que no quería abandonar su casa

ourense / la voz

Cinco aldeas de Muíños y Lobios tuvieron que ser evacuadas en la madrugada del lunes, a causa del pavoroso incendio que se adentró desde Portugal a través de los picos de Fontefría y la Serra do Pisco y acabó por devastar rápidamente una de las zonas más pintorescas del parque del Xurés. Montes privados y comunales, repoblados con eucaliptos y especies autóctonas, ofrecían ayer una imagen ennegrecida bajo la niebla gris llena de humo que hacía irrespirable el aire. Los vecinos de Prado, en Muíños, fueron algunos de los que tuvieron que desalojar el pueblo, por la cercanía de las llamas.

Sobre las dos de la mañana sonó la campana de la iglesia y pasó la Guardia Civil con sirenas para despertar a los residentes. A algunos hubo que llamarlos a la puerta, recordaban ayer los vecinos contemplando, desolados, como el incendio arrasó los montes de Lavagudo e Abilleira y, según sospechaban, la aldea de Salgueiros que fue uno de los emblemas de un parque natural, el del Xurés, al que los incendios de las últimas semanas y del año pasado han dado la puntilla. Algunos se fueron a dormir a los albergues de Mugueimes y, otros, los más jóvenes, se quedaron para vigilar que no llegara al pueblo, resguardado por el río Salas. Alguna persona enferma tampoco pudo ser trasladada al considerar sus familiares que su estado empeoraría.

En Muíños se recomendó el desalojo de los pueblos de Prado, Xermeade, Picos y Alvite. En este último, el fuego causó importantes daños en el monte y destruyó dos inmuebles en desuso, entre ellos el pajar de un hermano de Julio Couso, vecino del pueblo de A Cela (Lobios), donde también se aconsejó la evacuación. Este residente, junto con su mujer Dorinda Pérez, estaban dando consejos a su hija que se dirigía a Vigo sobre lo mal que estaba la carretera y todavía veían lejano el incendio que llegaba desde Portugal por Guende. Sin embargo, en poco tiempo quemó toda la zona izquierda del monte, en la que las rocas o bolos representativos de esta parte de la Serra do Xurés sobresalen ahora sobre un manto negro de tierra.

El matrimonio no quiso irse a Muíños -la carretera a Lobios estaba cortada- pero se fueron por otra vía segura y estuvieron dando vueltas con el coche hasta que vieron desde A Vila que podían regresar. La parroquia de Araúxo en este municipio de Lobios seguía ayer en situación dos de alerta, por cercanía a los pueblos, al igual que otras seis zonas de la provincia, donde ayer hubo 18 fuegos de más de veinte hectáreas, informó Medio Rural.

Las brigadas de extinción no daban abasto, sin parar de un lado a otro. Un joven vecino de Prado se apuntó a ayudar al conductor de una motobomba. El fuego avanzaba tan deprisa que las tareas de avisar y trasladar a la población fueron dificultosas. Ayer algunos vecinos seguían sofocando algún rescoldo. En Maus de Salas, Muíños, seguía habiendo focos activos y los agentes forestales se afanaban para planear la extinción. Algunos de estos funcionarios que habían comenzado sus vacaciones hace pocos días fueron llamados a reincorporarse como voluntarios.

Poco verde queda ya en el parque natural del Xurés. En un cruce entre Xermeade y Prado se salvó un pequeño triángulo con aparatos de un parque biosaludable. Todavía se podrá hacer ejercicio en medio de «unha tristura moi grande».

Cortes de luz y de teléfono en centros de salud

Los incendios afectaron también a los centros de salud; y no solo por los pacientes con problemas respiratorios o de ansiedad. En A Teixeira, San Xoán de Río, Laza, Avión, Paderne de Allariz y Caldelas quedaron sin teléfono y en Punxín y Barbantes no tuvieron luz hasta mediodía.

La gerencia felicitó a todos los profesionales por su esfuerzo para minimizar los problemas. Los sanitarios de Carballeda de Avia fueron a consultar a Ribadavia y los de Vilariño de Conso, Avión o Trives llegaron un poco más tarde por los cortes de carreteras.

Ángeles Vázquez, sobre el brigadista detenido: «Un señor pagáballe por prender»

La conselleira de Medio Rural, Ángeles Vázquez, declaró ayer a la Radio Galega que descubrir la causa de los incendios que estas semanas asuelan Galicia requiere de un «análise en profundidade». Apuntó que el domingo hubo 132 incendios forestales y en agosto fueron 50 en el día con más siniestros.

La conselleira se refirió a las detenciones de presuntos autores. «Hai nada que facíamos dúas detencións en Lobios: un brigadista do Concello de Lobios e un señor que lle pagaba por prender lumes», dijo Ángeles Vázquez. Añadió que la Xunta están contratando efectivos, que todas las motobombas están operativas y que se están alquilando excavadoras.

«Se se persegue o dano conseguírono, se é algo máis, equivócanse. Se queremos ligar incendios a non renovación de contratos temos un problema moi importante», abundó la responsable.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

Un incendio que entró por Portugal da la puntilla al parque del Xurés