Detectan graves irregularidades en las cuentas de tres concellos

El Consello de Contas reclama un mayor control interno


ourense / la voz

Aunque con cierto retraso, el Consello de Contas fiscaliza anualmente la gestión económica de los ayuntamientos gallegos. Los últimos informes publicados corresponden a las cuentas del año 2009. Sobre ese ejercicio, la entidad realizó tres auditorías a otros tantos concellos ourensanos: Vilamartín de Valdeorras, Lobeira y Calvos de Randín. En todos los casos detectó graves irregularidades relacionadas con la contratación de personal, la licitación de obras públicas o la concesión de subvenciones.

Al ayuntamiento valdeorrés el Consello de Contas le censura que los cinco contratos de obras que licitó en ese año 2009 -los cinco, incluidos en el Plan E- «foron adxudicados á mesma empresa, como contrato menor ou mediante procedemento negociado sen publicidade, situación que non parece conferir un maior impulso aos principios de transparencia, publicidade e concorrencia que pretende a normativa», dice el informe. Se da la circunstancia de que esa empresa era Petrolam, de Roberto Lameiro, exconcejal del PP en A Veiga.

El Consello de Contas detecta, además, otras irregularidades relacionadas con la contratación de personal. Dos contratos temporales, dice, deberían ser indefinidos y no queda acreditado que los procedimientos de selección garantizasen el respeto de los principios de igualdad, mérito, capacidad y publicidad. Algo similar ocurre en el informe de la entidad fiscalizadora sobre el Ayuntamiento de Calvos de Randín. En su caso, el Consello de Contas censura que la persona que ocupa el puesto de agente de desarrollo local no fue seleccionada a través de una oferta de empleo público y, además, ha encadenado desde 1999 doce contratos temporales. Esta circunstancia hace concluir que el Ayuntamiento vulneró «sistemáticamente» el Estatuto de los Trabajadores.

Tampoco Lobeira escapa a las críticas del Consello de Contas por su política de contratación. El informe del ente sobre ese Ayuntamiento censura, entre otras cosas, la conversión en fijo del auxiliar de ayuda a domicilio. Respecto al estudio de las cuentas de Lobeira también llama especialmente la atención la advertencia de que 3.400 euros gastados en dietas de locomoción no fueron justificados adecuadamente.

Recomendaciones

El Consello de Contas concluye los informes sobre Vilamartín, Calvos de Randín y Lobeira con una serie de recomendaciones, aunque no va más allá porque su cometido solo es informar.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos

Detectan graves irregularidades en las cuentas de tres concellos