Una traición a voces


«No es país para viejos», pero dirigida por Francis Ford Coppola. Como la cuarta parte del El Padrino. Subtitulada «La traición». Emilio Higuero actual alcalde popular de Lobeira lo veía venir. Hace pocos días aseguró: «No confío en nadie». Aviso a navegantes. Todo el mundo lo sabe. Su partido no le quiere. Es más: lo quieren en casa. No se entiende, entonces, que sí quisieran en su día que fuera el candidato a las urnas, que le apoyaran en el periplo de seguir al frente y que ahora, cuando las cuentas no dan, sea un estorbo más que alguien del que presumir. Con filosofía se lo ha tomado el alcalde en funciones. Con esa que dan los años. Tranquilo, tomando un café, asegura que ya se dio cuenta de que alguien cercano había cambiado las papeletas de los sobres. Y no dijo nada. Esperó. El sábado se sabrá la respuesta definitiva. Si al final se concreta en una traición de los suyos, habrá que ver cómo se lo explican los que agazapados a su espalda esperaron a conseguir el puesto de entrada para saltar por encima. De ser lo contrario, no se podrá decir eso de «No es país para viejos», aunque la herida esté ya abierta y sangrante y a cierta edad hay cosas que no se tragan ni apretando fuertemente con un palo. En Lobeira se cuece una de traición.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

Una traición a voces