«Algunos niños se sorprenden al ver un saltamontes en el bosque»

María González organiza en Laza un campamento de verano con excursiones diarias al monte


Xinzo

La naturaleza es la mejor escuela. Este podría ser el lema de una iniciativa puesta en marcha por una técnica de Educación Infantil y por el Concello de Laza durante este verano. Un total de 24 pequeños de entre 3 y 12 años cambian las actividades recreativas de la ludoteca local por la contemplación y el conocimiento de Ciencias Naturales sobre el terreno; es decir, a vivir las montañas que marcan la vida en esta pequeña localidad.

«Las ventajas de este proyecto son varias. Se trata, de un lado de que los pequeños tomen conciencia de la importancia de respetar y vivir el medio ambiente. Eso es fundamental», reseña la impulsora del proyecto, María González Pazo. «Se busca que los niños hagan algo completamente diferente a lo que realizan en la escuela. También hay que alejarlos de los entretenimientos de máquinas, tabletas, ordenadores y demás», comenta. A modo de anécdota, cuenta que algunos de los niños que veranean en Laza «nunca vieron un saltamontes», así que su sorpresa es grande cuando los descubren por primera vez. «Hay que tener en cuenta que varios de los pequeños veranean aquí, pero normalmente vive en zonas urbanas. Algunos nunca habían visto determinados insectos o animales que se hallan en un bosque. Es algo muy impactante para ellos», resalta la técnica.

Cuenta González que la idea de este test lúdico-recreativo surgió de su trabajo final de curso del ciclo superior de Educación Infantil. Después planteó la propuesta al gobierno «y quedaron muy impresionados, así que decidimos llevarla a cabo de inmediato», relata.

Las jornadas lúdicas se desarrollan durante cinco días a la semana en horario de 9.30 a 14.30 horas. «Los jueves nos quedamos a comer en la cabaña del futuro Bosque Máxico y estamos hasta bien entrada la tarde», comenta González.

Otra de las claves de la propuesta es que los pequeños disfruten del medio natural. «Queremos que jueguen con el barro. Puede parecer una tontería pero es importante que los más pequeños se distraigan con elementos de la naturaleza», dice. Para González, «es relevante que conozcan juegos o entretenimientos tradicionales, de toda la vida, como el pilla-pilla u otros que nos hemos inventado, como la hora local. Son 60 minutos en los que los pequeños pueden cantar, disfrazarse, pintarse la cara o hacer lo que quieran».

González está acompañada de otras dos personas para cuidar a la grey infantil durante estas largas jornadas veraniegas. El insólito campamento en el bosque culminará el 31 de agosto, pero la propuesta tendrá continuidad. «Queremos que vuelvan el año próximo y que en invierno también se puedan hacer este tipo de jornadas lúdicas y formativas», según González. Cuenta con el aval del Concello. Una de las grandes ventajas de Laza es que, dice, «contamos con un entorno de montaña privilegiado, con paisajes muy bellos y con un entorno natural de gran riqueza».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

«Algunos niños se sorprenden al ver un saltamontes en el bosque»