La provincia lidera la construcción de tanques contra incendios en Galicia

La Xunta invierte 500.000 euros en la habilitación de 39 tanques de 110.000 litros para atajar los fuegos


ourense / la voz

Veinte de los 39 tanques contraincendios que la Xunta subvencionará con 500.000 euros durante el presente ejercicio están radicados en la provincia de Ourense. Las comunidades de montes ourensanas encabezan de nuevo, al igual que el año anterior, la habilitación de unas infraestructuras que son claves para el sofocamiento rápido de los fuegos forestales que provocan pérdidas anuales de decenas de millones de euros en el territorio gallego.

El gran comunal De Tamicelas, en el municipio de Laza, es un buen ejemplo de que la inversión en prevención es siempre más rentable que en la extinción. Allí los comuneros que en 1998 y en 2005 tuvieron que contemplar como su patrimonio forestal quedaba completamente calcinado, decidieron apostar por la dotación de estos tanques. En la actualidad cuentan con tres, diseminados por las 1.644 hectáreas ordenadas en su inmensa mayoría por pino pinaster, con una producción media de 5.400 metros cúbicos anuales. Todos estos tanques han sido financiados por la Xunta al 100 %. Los comuneros solo deben aportar el IVA de estas labores. Antaño, estas subvenciones eran de 300.000 euros anuales, pero Medio Rural incrementó esas aportaciones totales hasta el medio millón actual.

La clave es que estas «piscinas» con capacidad para 110.000 litros de agua permiten que los helicópteros de la lucha contra el fuego forestal puedan actuar con gran celeridad, antes de que el incendio se propague. Fuentes del gestor de las obras en cuestión, la sociedad Xestión Medioambiental de A Limia, remarcan: «Los tanques antiguos, con menos capacidad, no permiten que las aeronaves recarguen. Deben ser las motobombas las que conecten el agua. De esta forma, se gana un tiempo precioso y se logra atajar un fuego incipiente». La base para la efectividad de los tanques es que estén cerca de un curso agua que pueda alimentarlos.

Estos manantiales se nutren de corrientes naturales que recogen el agua hacia el tanque que a su vez vuelve a ser encauzada al curso natural por un rebose en el mismo, no interrumpiendo para su curso natural. Estos tienen unas dimensiones considerables para permitir la carga de los medios aéreos de extinción. Cada uno tiene una extensión de ocho metros de largo por siete de ancho y dos de profundidad. El coste medio de un tanque de 110 metros cúbicos ronda los 12.270 euros.

«Os pobos van quedar sen árbores fruteiras e sen especies autóctonas»

c. andaluz

Diez de la mañana en el concello de Entrimo. Un grupo de vecinos acudieron a la cita con los agentes de Medio Rural. Quieren saber cómo deben limpiar sus tierras para que la ley antiincendios no les pille. La información es mucha, pero sobre todo las dudas. En un concello como el de Entrimo, que ha visto en los últimos años cómo los fuegos llegaban casi a sus casas, los vecinos dicen estar por la labor. Pero, ¿cómo? El coste que supondrá limpiar sus fincas, sobre todo aquellas que no son productivas o que no se encuentran cerca de sus casas es una de sus principales preocupaciones. Más de uno afirmó no poder hacerlo por problemas económicos. Y otros se preocuparon, sobre todo, por la fórmula que se utilizará para obligar a aquellos que no están por la labor. «Non imos a ser nós quen denunciemos a un veciño. Aquí todos nos coñecemos», afirmaba una mujer. Un afirmación compartida por los presentes. Entre ellos se encontraba Juan Manuel Rodríguez. En la finca que rodea su casa ha plantado árboles frutales y existen dos castaños centenarios. Uno de ellos tendrá que desaparecer por la cercanía entre ambos. «Agora teño que saber como vai a influír todo isto no miña casa. Terei que medir toda a finca para ordenala. As árbores que teño ó redor da casa terei que eliminalas. Todos os pobos van quedar sen árbores fruteiras e sen especies autóctonas», subraya. Y añade otro problema: «¿E quen se vai facer cargo dos restos das limpezas? A madeira e as ramas que eliminemos non temos onde deixalas», dice. Juan Manuel Rodríguez mira a su alrededor. «Hai unha lista de árbores pero non está moi ben especificada. Non entendo que, por exemplo, teñamos que tirar cos autóctonos, que son esenciais e temos que conservar, porque non se cumpra unha distancia», afirma, mientras mira una palmera que tiene a la entrada de la finca y que, presumiblemente, tendrá que talar. «E non sei se a viña tamén», añade. Esa sensación es genérica en todos los vecinos que todavía esperan que el Concello les aclare la situación.

Seguir leyendo

«Es necesario acometer la prevención de los fuegos de todas las formas posibles»

El presidente de la comunidad de montes De Tamicelas revela que la inversión acometida por los asociados en los últimos años en estos tanques será muy positiva para una asociación que cuenta con una de las mayores y más productivas superficies forestales ourensanas. «Es necesario afrontar la prevención de los fuegos forestales de todas las formas posibles», remarcó. «Además de las subvenciones, nosotros también ponemos fondos para esa tarea de prevenir incendios. La actual ley de montes de Galicia nos obliga a todas las comunidades a invertir un 40 % de los ingresos procedentes de nuestros montes. La construcción de tanques es esencial para cortar a tiempo un fuego que puede arruinar nuestra área forestal y también las colindantes», subrayó.

«La inversión en cada tanque fue de 12.200 euros, la aportación es completa de la Xunta. Nosotros pagamos el IVA. En el caso los dos últimos depósitos, la factura subió a más de 29.000 euros, pero mereció la pena», indicó.

Núñez manifestó: «Las balsas complementan otras tareas que son imprescindibles para intentar evitar incendios forestales como limpiezas de foresta, rozas y otras iniciativas. Nosotros en el pasado tuvimos que lamentar incendios importantes que provocaron un enorme daño en el monte».

«Cualquiera que haya visto un fuego estará de acuerdo en que hay que actuar inmediatamente para evitar que se propague. El viento o el calor pueden favorecer esa propagación. Lo fundamental es que las motobombas y los helicópteros empiecen a trabajar a los pocos minutos de detectarse las llamas», comentó Núñez.

Mayor superficie forestal

La provincia de Ourense es, con diferencia, la que cuenta con mayor superficie forestal de Galicia y también con más agrupaciones de comuneros. En no pocos casos, la gestión y explotación de esos recursos no es lo óptima que pueda ser. Durante el pasado verano y otoño zonas del Macizo Central ourensano y de la comarca de Verín fueron las más dañadas.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

La provincia lidera la construcción de tanques contra incendios en Galicia