Allariz, Esgos, Peeriro y Verín estrenarán farmacias

Los nuevos adjudicatarios destacan los problemas para encontrar locales en las zonas rurales


ourense / la voz

«Es la ilusión que tenemos muchos desde que terminas la carrera de Farmacia: poder empezar tu propio proyecto», señala el lucense Antonio Rodríguez, que este año, por primera vez, subirá la persiana de su establecimiento como titular en una parroquia de O Pereiro de Aguiar. Serán cinco las nuevas farmacias que abrirán sus puertas en la provincia este año: dos están precisamente en áreas rurales de O Pereiro (Covas y Santa Marta de Moreiras), otra en Esgos, una en Allariz y la última en Verín.

El Diario Oficial de Galicia (DOG) publicó en junio del año pasado la adjudicación de 41 nuevas oficinas en toda la comunidad autónoma. Al ser un concurso público por puntuación, se valoró el expediente académico, la formación de posgrado y la experiencia laboral de cada candidato. Los que lograron o se decantaron por una plaza en la provincia de Ourense rondan o ya superan los 50 años de vida, y todos coinciden en que son apuestas que implican un coste, personal y profesional, pero que la ilusión por bogar en solitario equilibra por completo esa balanza.

ALLARIZ

La plaza deseada. Para Rosa Páez, ourensana de la ciudad que obtuvo el puesto 31 dentro del concurso, «Allariz era la plaza que hubiese escogido incluso estando de número uno». Tiene 47 años y ha trabajado 23 como adjunta en una farmacia situada en el barrio de O Couto. «Casi desde que acabé la carrera», señala. Ahora, hará a diario el viaje de ida y vuelta entre Allariz y la capital provincial, «pero lo haré con muchas ganas, porque vas a gestionar tu propia empresa y tras un año como este es como si te toca la lotería, es increíble haber conseguido esto». La que será su futura farmacia, que estará ubicada en un bajo de la rúa Piñeiro, está ahora mismo en proceso de reforma. «Entre el confinamiento, el frenazo en los trabajos por los parones por el covid-19 y la Navidad, esto va despacio», razona.

COVAS (O PEREIRO)

Una ilusión cumplida. Regina Pardo, de 53 años y residente en Pontevedra, abrirá su farmacia en la parroquia de Covas, en O Pereiro de Aguiar. Lo hace tras toda una vida como farmacéutica adjunta en Vigo y Ponte Caldelas. «Llevo más de 25 años trabajando y es algo que me gusta», cuenta. Su otra opción era Negueira de Muñiz (Lugo), pero optó por la cercanía de Ourense con su hogar de siempre. «Mi sueño de toda una vida era tener mi establecimiento propio», dice. Y lo ha conseguido.

ESGOS

La apuesta de María. «Estoy muy contenta, y con algo de vértigo», admite María Cruz. A sus 54 años, abrirá una farmacia en Esgos, donde ya había una botica que se gestionaba desde Maceda. Así, dejará su trabajo como adjunta en una oficina situada en el barrio de A Ponte, asumiendo que «te tienes que arriesgar y disponer de un dinero, pero se hace con gusto». De Esgos valora su cercanía con la capital provincial. «Me pareció la opción mejor dentro de las posibilidades que tenía. La gente de Esgos me está ayudando mucho, así que estoy muy contenta», cuenta.

SANTA MARÍA (VERÍN)

Apertura en Verín. Úrsula Araceli Pena abrirá su oficina en las inmediaciones de la parroquia de Santa María A Maior, en el concello de Verín. De los cinco ourensanos en la lista de adjudicatarios, ella fue la que obtuvo la mejor puntuación y quedó encuadrada en el número 27.

SANTA MARTA (O PEREIRO)

Antonio parte de cero. Dejará atrás el municipio lucense de Outeiro de Rei para asentarse en un lugar que, por amistades de siempre, ya conoce. Antonio Rodríguez, de 50 años, abrirá su farmacia en Santa Marta de Moreiras (O Pereiro de Aguiar). «Es un ambiente que me gusta mucho. Por la cercanía de la gente, el rural es muy de estar en contacto», dice. Él lo define como «dar un paso adelante y hacia un lado, porque la vida cambia mucho». Sin embargo, lo asume de forma positiva. «Estoy muy contento de la plaza que me he tocado, porque sabía a donde venía», agrega.

Encontrar bajos disponibles para alquilar en el rural, una quimera

El rural puede suponer una ventaja para quien sopesa adquirir casas enfocadas a reforma o parcelas para hacer obra propia. Sin embargo, el desembarco en pueblos y parroquias se complica cuando se trata de alquilar bajos, por el uso tradicional de los vecinos para guardar maquinaria agrícola, herramientas, almacenar vino o su transformación como garaje particular.

Es el panorama que se encontraron varios de los nuevos farmacéuticos titulares que abrirán su oficina este año en zonas rurales de la provincia. «Lo normal en estos casos es buscar un alquiler con opción a compra, porque somos gente que, quitando algunas excepciones, tiene su vida hecha. Pero no me quedó otra opción que comprar», explica Regina Pardo, que comenzará mañana las obras en el inmueble que adquirió en las cercanías del área recreativa de Loñoá. Lo hará, precisamente, para reconvertir un garaje en su futura farmacia. «Como me traslado aquí, opté por adquirir», explica.

No muy lejos de allí, Antonio Rodríguez estima que los trabajos de construcción de la suya, en Santa Marta de Moreiras, comenzarán este mes. Al llegar a la parroquia se topó con que no había ningún local comercial disponible en la zona, así que se decidió a comprar un terreno con un viñedo, urbanizable, y hacer una construcción propia. «Daremos forma al local completo, desde el primer ladrillo», cuenta. Así que ahora, antes de ponerse tras el mostrador, le toca seguir de cerca las obras.

En Esgos, María Cruz también se decantó por realizar obra nueva ante las dificultades para encontrar un bajo para alquilar. «Aquí hubo una farmacia hasta que el anterior propietario pidió un traslado. La mía estará en la carretera que va hacia Ponferrada», explica. No encontró ningún local que cubriese sus necesidades, por lo que «compré un solar y opté por hacer la farmacia desde cero». En la actualidad se encuentra inmersa en el proyecto de edificación. «Ir por tu cuenta es un cambio bastante grande, pero vamos poquito a poco», indica.

Todos ellos coinciden en que, a mayores de abrirse paso como titulares en una farmacia, lo que ya supone una apuesta personal importante, hacerlo con inmuebles en propiedad dobla el riesgo para los adjudicatarios. «Poner en marcha una farmacia no tiene que ver con que la quieras comprar», razona Regina Pardo. Ella tomó la decisión de hacerlo tras bucear mucho en las opciones disponibles, y porque la Xunta también les marca plazos tras conceder la licencia. En su caso, se la dieron en enero del año pasado. «En el rural de Galicia, casi todo el mundo que tiene bajos los enfoca a aprovecharlos en trabajos de su vida diaria, así que no era sencillo encontrar alguno por la zona», agrega.

Facilidad en áreas semiurbanas

Mientras el alquiler de bajos en las zonas rurales es prácticamente una quimera y el coste en áreas de ciudad se dispara, en las localidades semiurbanas hay algo más de oxígeno para los interesados. En Allariz, Rosa Páez abrirá su farmacia en las inmediaciones del río, y constata que hay más oferta de locales enfocados a negocio que en otros territorios de la provincia. «Es una villa que está en crecimiento continuo, con muchos edificios de nueva construcción, propietarios que residen el resto del año en otras partes del país, como Bilbao. Hay bajos en venta, también en alquiler... En general, conseguir este tipo de locales en el rural no es sencillo porque hay quien no tiene necesidad de cederlo por motivos económicos o lo disfruta a diario para usos personales», ilustra.

Para Páez, asentarse en el municipio de Allariz es un punto a favor y no solo por su proximidad con Ourense, donde reside, sino por el entorno de la localidad alaricana. «Estoy muy contenta de abrir la farmacia allí, por la naturaleza que la rodea y el flujo turístico que hay a menudo en el casco antiguo. Será un placer», dice.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

Allariz, Esgos, Peeriro y Verín estrenarán farmacias