La falta de tala de árboles quemados en Entrimo enfrenta a comuneros y Concello

Ayuntamiento y vecinos pleitean por la propiedad del monte


ourense / la voz

La madera quemada en el gran incendio forestal de 2016 se pudre en los montes de Entrimo. Lo denuncian los comuneros, que culpan al alcalde de la situación. «Está poniendo todo tipo de obstáculos con argumentos kafkianos de la defensa de los bienes del Ayuntamiento», critican en un escrito enviado a La Voz.

Aseguran que hace «caso omiso a los mandatos de corta de la Xunta» y que ignora «la obligación de corta de madera quemada en las proximidades de veinte kilómetros de la frontera portuguesa, para evitar la entrada de la enfermedad del nematodo de los pinos». Los vecinos afirman que se perdieron 800.000 euros por la madera que se secó y no se taló, aparte de los problemas ecológicos y del peligro que ocasionan los árboles caídos.

El alcalde, Ramón Alonso (PSOE), concuerda con que está habiendo pérdidas económicas importantes. La reclamación vecinal y las acusaciones hacia él, las enmarca el regidor en el pleito civil que iniciaron un grupo de vecinos de cuatro pueblos para reclamar la propiedad de un monte que desde hace sesenta años es de titularidad municipal, afirma el regidor. Alonso alega que fue la Xunta la que tardó nueve meses en tasar la madera y la que no autorizó la corta a la empresa concesionaria, que tiene la gestión del monte por un período de 25 años a cambio de un canon que pagan rigurosamente al Concello, según dijo el regidor.

El alcalde asegura que el Concello «non pon obstáculos. É propietario ata que se resolva o pleito civil». Alonso explica que la empresa concesionaria de la gestión forestal presentó un contencioso administrativo contra la Xunta por no haber autorizado la tala. El regidor socialista apunta que los vecinos reclamaron la corta como medida cautelar pero un auto judicial lo denegó hasta que resolver el pleito.

En su escrito, los comuneros apuntan que hay vecinos que quieren denunciar la situación «a la Unesco en París y a Bruselas, para que se supriman las subvenciones», argumentando que los montes afectados están dentro del parque natural del Xurés y de la Reserva de la Biosfera Transfronteriza.

El alcalde reconoce el problema. Menciona que han caído árboles sobre el tendido eléctrico que suministra el bombeo del agua potable a Terrachán y sobre carreteras. Han comunicado la situación a la consellería, pero según Ramón Alonso, la Xunta no contestó a ninguno de sus escritos. Cree que la administración autonómica podría retirar los árboles para evitar la propagación de enfermedades en la frontera.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La falta de tala de árboles quemados en Entrimo enfrenta a comuneros y Concello