Adiós a un hombre cordial

La iglesia de Salesianos se quedó pequeña en la despedida de Luis Odón Álvarez Tejada


La iglesia de Salesianos se quedó pequeña en la despedida de Luis Odón Álvarez Tejada (Entrimo, 1941). A sus feligreses de Rivela, Cambeo, Coles y Gustei, que atendía en la actualidad, se sumaron muchos de otros núcleos ourensanos por los que pasó en su larga trayectoria como sacerdote implicándose activamente con sus necesidades y las de sus templos parroquiales. Tampoco faltaron quienes fueron sus pupilos en Maristas y muchos otros ourensanos a los que este hombre afable conquistó con su cordialidad.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Tags
Comentarios

Adiós a un hombre cordial