La Xunta recupera en Entrimo 200 de las 2.800 hectáreas de monte quemado

La conselleira de Medio Rural, Ángeles Vázquez, visitó ayer los trabajos de restauración que se realizan en siete concellos ourensanos y que se prevé terminen antes de que acabe el año


ourense / la voz

A lo largo de este mes, la Consellería de Medio Rural dará por concluidos los trabajos de recuperación del suelo afectado por los incendios forestales en la provincia de Ourense. Así lo indicó la responsable del departamento autonómico, Ángeles Vázquez, en una visita realizada ayer a Entrimo, el concello que resultó más afectado, con una superficie de 2.800 hectáreas devorada por el incendio que se inició el 6 de septiembre.

La Xunta ha destinado un total de seis millones de euros a intentar paliar los efectos más inmediatos de los incendios forestales en doce municipios gallegos, siete de ellos de la provincia de Ourense: Avión, Boborás, Entrimo-Lobios, Melón, Monterrei y Muíños. «Ourense foi a provincia máis castigada polos incendios do verán e agora toca rexenerar con técnicas avaladas por estudos e investigadores», detalló Ángeles Vázquez.

En Entrimo, esta intervención de urgencia que realiza la empresa pública Tragsa, ha consistido en cortar y picar los restos de árboles quemados no maderables, labor que se realizó -según informó la Xunta- en una extensión de 55 hectáreas. Se astillaron más de 63.000 pies, según la administración autonómica.

Para prevenir la erosión del terreno quemado con la llegada de las lluvias, se distribuyeron capas de paja y otros vegetales para hacer un acolchado o «mulching» en las zonas con más pendiente. Manualmente se cubrieron unas veinte hectáreas en Entrimo y con la ayuda de un helicóptero se llegó a otras 125 hectáreas con el procedimiento del helimulching, una técnica que solo se está llevando a cabo en Galicia y en Estados Unidos, según expuso Ángeles Vázquez.

En total, se actúa con estas técnicas sobre unas 150 hectáreas de terreno afectado. El alcalde de Entrimo, Ramón Alonso (PSOE) que acompañó a la conselleira y al director xeral de Ordenación e Produción Forestal, Tomás Fernández Couto, consideró que la intervención de emergencia es positiva pero que se actúa sobre una «porcentaxe mínima» de terreno afectado. «É un traballo que acollemos de boa gana, pero que habería que continuar, se non sería moi precario», observó el regidor.

Asimismo, se crearon empalizadas para sujetar el terreno y evitar corrimientos y se desmontó un cierre ganadero de 5.560 metros del que se ha repuesto ya casi la mitad, según informó la consellería. «A pretensión é que os chans que foron afectados sufran o menor desgaste posible e se rexeneren pouco a pouco», expuso la conselleira.

Entre las infraestructuras afectadas que se repondrán, la consellería indicó que se están reparando cunetas y obras de paso para facilitar la evacuación de aguas. La Xunta añadió que se están haciendo siembras regenerativas y retirando la madera quemada que no tiene valor comercial.

Otro daño colateral del gran incendio de septiembre en Entrimo fue los pastos que ardieron en un concello como Entrimo que tiene una importante cabaña ganadera de vacuno en extensivo. En este sentido, el alcalde Ramón Alonso recordó a la conselleira la petición de que se permita el pastoreo en las zonas quemadas a los ganaderos locales. Debido a la prohibición legal general de usar las áreas afectadas por incendios forestales para estos fines ganaderos.

El Concello de Entrimo, explicó el alcalde, ya había trasladado esta petición, ahora reforzada con una solicitud de los ganaderos del municipio que pueden sufrir graves pérdidas si no se les concede la autorización. El regidor señaló que hay buena predisposición de la conselleira a permitir el pastoreo, algo que ya ocurrió en otros lugares.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

La Xunta recupera en Entrimo 200 de las 2.800 hectáreas de monte quemado