Redacción

El voraz incendio que desde la tarde de este miércoles afecta a los municipios ourensanos de Cualedro y Monterrei continúa activo y avanzando y alcanza ya las 1.000 hectáreas de terreno quemadas en solo unas horas, lo que lo convierte en el más grande de la temporada en Galicia.

En la mañana de este jueves permanece activado el nivel 2 de alerta por la proximidad de las llamas a núcleos, aunque no hay riesgo para la población. 

El voraz fuego se inició alrededor de la dos de la tarde en la parroquia de San Millán (Cualedro) en una jornada en alerta amarilla por altas temperaturas y en una zona muy seca por la falta de lluvias.

El viento hizo el resto y enseguida las llamas se multiplicaron pasando al concello limítrofe de Monterrei, obligando a desalojar dos viviendas del núcleo de San Cristobo. Las llamas cruzaron por el medio de la parroquia entrando en los patios de los vecinos. El cambio del viento provocó dos frentes, que a última hora de la tarde se acercaron a las localidades de Medeiros y A Madalena (también en Monterrei), donde hace menos de una semana comenzó otro incendio que calcinó 720 hectáreas de monte y que todavía en la jornada de este miércoles no se daba por extinguido.

;
Incendio en Cualedro Supera las 300 hectáreas de monte quemadas

«Es terrible, es terrible», señalaba el alcalde de Monterrei, José Luis Suárez, desde San Cristobo, donde controlaba el recorrido del incendio. El regidor tiene claro que ambos fuegos han sido intencionados. «Existe una pandilla de delincuentes que aprovechan que hace mucho calor y viento y saben que pueden saltar. Creo que este incendio será mucho peor que el de la semana pasada», señaló. De la misma manera opinaba el alcalde de Cualedro, Luciano Rivero Cuquejo. «Esta es gente que quiere hacer daño. Sabían que hacía viento, alta temperatura... Juegan con la vida de las personas, con sus propiedades... Además, en poco tiempo se irán los medios aéreos porque llega la noche y a ver cómo queda esto».

«Es terrible, es terrible», señalaba el alcalde de Monterrei
;
Cualedro, una madrugada entre llamas El voraz incendio tiene en vilo a la localidad ourensana desde la tarde del miércoles

Los últimos datos ofrecidos esta misma mañana de jueves por la conselleira de Medio Rural apuntaban a las 1.000 hectáreas de monte quemadas entre los dos concellos ourensanos. En la zona trabajaron durante todo el día un técnico, 17 agentes, 51 brigadas, diecisiete motobombas, dos palas, once helicópteros y doce aviones, algunos procedentes de las bases de la BRIF de otras comunidades. 

Con la evolución del incendio, que avanza a gran velocidad, ha sido necesario activar también a efectivos de la Unidad Militar de Emergencias, que se suman a los numerosos medios que trabajan sin descanso en la zona. Además, según fuentes de las brigadas, el intenso calor ha provocado que uno de los bomberos forestales de Laza que luchan contra las llamas tuviese que ser evacuado en ambulancia a un centro hospitalario, aunque su estado, en un principio, no es preocupante.

La complicada situación que se vivió hizo que hasta la zona se acercasen bomberos portugueses que estuvieron trabajando en la frontera para evitar que las llamas cruzasen al país vecino; y que se sumaran, además de los vecinos afectados, los bomberos de Verín y la Guardia Civil que ayudaron a realizar cortafuegos, a proteger a los vecinos y a controlar el paso de vehículos por la zona.

El incendio de Monterrei destruyó más de 15 hectáreas de viñedos y 150 de castaños

C. Andaluz
El incendio se declaró a las cinco de la tarde del viernes
El incendio se declaró a las cinco de la tarde del viernes

Unións Agrarias urge un plan para gestionar el territorio abandonado del rural ourensano

El sindicato Unións Agrarias pide que la administración cuantifique cuanto antes los daños sufridos en Monterrei tras el incendio de la semana pasada que en tres días acabó con 720 hectáreas de monte para poder dar soluciones a los agricultores y ganaderos que se vieron afectados directamente por el fuego. Xosé Ramón González, responsable de agricultura del sindicato. cree que la Xunta podría establecer ayudas directas tal y como ocurrió en Sober, con el daño ocasionado por el pedrisco. Según UU. AA. de las 720 hectáreas asoladas, 400 fueron de superficie agrícola, alguna abandonada y en zona de concentración parcelaria. Añaden que más de 15 hectáreas de viñedo quedaron arrasadas y que unas 150 de castaños tiene graves daños que pueden hacer desaparecer su producción por años. Preocupa esta situación porque, sobre todo en el caso de los castaños, supone una renta complementaria muy importante para las explotaciones.

Seguir leyendo

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

El voraz incendio de Cualedro, el más grande del verano en Galicia, supera ya las 1.000 hectáreas quemadas