«Quen me ía dicir, hai cen días, que estaría vivindo isto?»

Regresa a su casa de Cortegada un paciente de covid que ingresó en el CHUO el 21 de marzo y estuvo 88 días en la uci; los vecinos de Meréns lo recibieron con un emocionante aplauso

;
Los vecinos de Meréns reciben a Manuel Vázquez Moya, que pasó tres meses ingresados por el covid Los vecinos de Meréns reciben a Manuel Vázquez Moya, que pasó tres meses ingresados por el covid

Ourense

Han sido 101 días ingresado en el CHUO, 88 de ellos en la uci; 101 días de lucha contra el covid-19 pero Manuel Vázquez Moya pudo regresar al fin a su casa de Meréns (Cortegada). El recibimiento que le ofrecieron sus vecinos fue emocionante. Acorde con el acompañamiento que durante este difícil período ha tenido la familia de Manuel. Lo cuenta, Patricia Vázquez, su hija: «Estamos moi contentos e con ganas de darlle as grazas a moita xente».

Lo peor ha pasado, desde aquel 21 de marzo en el que Manuel ingresó. Una tos sospechosa alertó a su hija Patricia, técnico de emergencias del 061 que ya tenía información sobre la enfermedad y había trasladado a pacientes con síntomas. Ella decidió aislar en la casa de Meréns a sus padres desde que llegaron, el 13 de marzo de pasar 15 días en Benidorm. Manuel - 71 años, sin patologías previas, hombre de rutinas, que cuidaba su alimentación- contó que había notado algo como un resfriado después de bajar una noche a la playa de la ciudad alicantina. Después todo se precipitó: síntomas como de gripe los primeros días, esa tos sospechosa y, en esa misma noche, traslado en ambulancia, ingreso en urgencias a la 1.00 de la madrugada, uci e intubación, a las 8.00. Todo, antes de que llegara la confirmación del diagnóstico de covid-19 que ya apuntaba una radiografía.

Lo peor pasó, los 88 días en uci que dejan maltrecho a cualquiera. Aunque le queda camino para recuperarse. Volver a aprender a andar, a comer, sesiones de rehabilitación muscular y pulmonar. Pero Patricia confía en que, en casa, su padre progresará. La hija ha visto muy de cerca lo peor de este virus, sabe que con cada persona es diferente, a unos los deja asintomáticos, pero en otros pacientes, como Manuel «o proceso da enfermidade é moi rapido e en horas pasan de estar ben a estar fatal, e cos dous pulmósn afectados». En el caso de Manuel, además del daño por la neumonía bilateral causada por el covid, luego tuvo otra neumonía bacteriana y un hongo típicos de largas estancias en la uci. Fue el último paciente de covid en abandonar la unidad de cuidados intensivos en el CHUO.

Fueron momentos de aferrarse a fe en la Medicina, en su caso: «Eu tiña a fe posta nos intensivistas; cada un ten a súa maneira de centrarse;e inda que non rezo, pedin a chave para entrar na igrexa, onde el se sentaba e pensaba "se hai un poder por encima, sabe por que estou aquí». Porque Patriciarecuerda a las personas (43.000, apunta), y a las familias que no han tenido un final feliz como ellos y que ni siquiera pudieron despedirse de sus seres queridos. Su madre también tuvo suerte, ni se contagió. «Este é un virus caprichoso e selectivo», reflexiona Patricia.

En la uci del CHUO, Manuel contó con «unha intensivista espectacular, Fany, foi unha cuidadora, amiga, ademais de médica. Transmitia moita tranquildad empatizou moito conmigo, foi a miña tabla de salvación», menciona.

Ahora su padre se enfrenta a su nueva realidad, tener que empezar de cero, 101 días después. Antes era independiente y autónomo, ahora tiene que ir poco a poco recuperando las capacidades básicas. Lo manifiesta de nuevo su hija: «Quen me ía a dicir, hai cen días, que estaría vivindo isto».

El aplauso de los vecinos sonaba a ese reconocimiento y a la preocupación con la que vivieron todo el proceso y pendientes de Manuel y de la familia desde el principio. Como los compañeros de trabajo, las amistades, el alcalde, tanta gente a la que agradecer que no habrá tiempo, suspira Patricia.

Galicia lleva tres semanas sin muertos y sin ingresos en ucis por covid-19

Toma de muestras en el Hospital de Burela
Toma de muestras en el Hospital de Burela

Los nuevos contagios repuntan en el resto de España, con 149

Un hombre de 83 años y con patologías previas. Falleció el 10 de junio en el Complejo Hospitalario Universitario de Vigo (Chuvi) y fue la última víctima en Galicia de covid-19. Tres semanas después, sigue sin producirse ningún nuevo óbito, pese a que el goteo de muertes por el coronavirus continúa en el resto de España. El mismo día, la última persona ingresada en la comunidad en una unidad de cuidados intensivos, en el Chus de Santiago, la abandonó.

La amenaza del coronavirus sigue muy viva, por lo que es necesario extremar todas las precauciones para evitar rebrotes como el de A Mariña, que sigue activo, o el de Ribeira, ya controlado, pero la epidemia ha dado un respiro importante a los servicios sanitarios. En estos momentos solo hay tres personas ingresadas en un hospital, de las que dos lo hicieron en la última semana a causa del brote de A Mariña. Es una menos que el día anterior.

Seguir leyendo

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

«Quen me ía dicir, hai cen días, que estaría vivindo isto?»