Maquinaria agrícola causó los fuegos más virulentos de este mes

Dos detenidos por los incendios de la semana pasada en Baltar y Rairiz


ourense / la voz

Pequeñas chispas provocadas por maquinaria agrícola han estado detrás de los grandes incendios que se han producido en la provincia desde que se inició el mes. Una centella que ha encontrado en prados secos y mal cuidados el mejor aliado para su combustión. La actividad en el suelo agrícola, necesaria, es en momentos de riesgo alto de incendios un factor clave. Ayer mismo, agentes de la Guardia Civil imputaron a sendos vecinos de las localidades ourensanas de Baltar y Rairiz de Veiga por un supuesto delito «menos grave» de incendio forestal. En los dos fuegos, las llamas se propagaron como consecuencia de la utilización de maquinaria agrícola. En el caso del vecino de Baltar, un hombre de 60 años, se produjo, al parecer, por una chispa del tubo de escape de un tractor que estaba utilizando en una finca del paraje de Cotillón, en Tixós. La superficie quemada ascendió a 100 hectáreas de terreno forestal y agrícola y el humo afectó a una granja avícola en la que murieron asfixiados más de mil de pollos.

En el segundo de los fuegos, en Rairiz, también una chispa provocada por una cosechadora, manejada por un varón de 66 años, fue la causante del siniestro que afectó a una zona arbolada del lugar de Sabariz. El incendio fue controlado y extinguido cuando se aproximaba a una explotación ganadera. En ambos casos, los hechos fueron puestos en conocimiento del Juzgado de Instrucción de Xinzo de Limia. La semana pasada la Policía Autonómica de Ourense imputó a dos hombres como presuntos autores de sendos incendios forestales ocurridos en las localidades de Cortegada y Avión. El primero fue provocado por una máquina desbrozadora y afectó a una superficie de 13.000 metros cuadrados de monte arbolado y otros mil metros de monte raso en el concello de Cortegada. En este caso las diligencias fueron remitidas al juzgado de Instrucción de Guardia de Ribadavia.

Desbrozadoras y tractores no pueden circular por terreno forestal con riesgo extremo

El empleo de maquinaria en terrenos forestales o de influencia en momentos de riesgo extremo de incendios está prohibido. Sin embargo, en el caso de zonas agrícolas no existe esta norma, aunque estas se encuentren cerca o incluso lindando con lugares catalogados como peligrosos en verano y cuando las temperaturas son altas. En plena época de riesgo que marca la Consellería de Medio Rural (que va de julio a septiembre) y en el caso extremo de ayer, estaría totalmente prohibido acceder, circular, permanecer en el interior de las zonas indicadas, en los caminos rurales y en otras vías que atraviesen terrenos forestales. La única excepción, lógicamente, se da en el caso de los medios de prevención, vigilancia, detección y extinción de incendios. Además, al igual que sucede cuando el riesgo es un punto menor, cualquier trabajo en zona forestal en el que se empleen tractores, máquinas o vehículos pesados debe contar con un dispositivo de retención de chispas y otro ignífugo en los tubos de escape. Finalmente, cuando no existe un riesgo elevado de incendios la normativa simplemente exige a los conductores que se identifiquen al circular en el interior de zonas forestales ante los miembros de las fuerzas y cuerpos de seguridad del estado, agentes forestales o medioambientales. El resto del año no es necesario identificarse, aunque hay que tener en cuenta medidas preventivas generales.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

Maquinaria agrícola causó los fuegos más virulentos de este mes