Arranca el verano con los embalses con menos agua que el año pasado

Las presas ourensanas se encuentran al 69,9 % de su capacidad máxima


ourense / la voz

El verano comienza en Ourense sin lluvias y los embalses se preparan para contener el máximo de agua posible ante las previsiones. En el presente año hidrológico, que comenzó el 1 de octubre del 2018, la precipitación acumulada media en la provincia de Ourense a día de hoy es de 955,8 litros por metro cúbico, un 7 % por debajo de la media histórica.

En el 2018, a esta altura del año, la precipitación registrada era de 1.113,7, un 8 % por encima de la media histórica y un 17 % por encima de la del este año. En esta última semana se han registrado 26,2 litros por metro cúbico de lluvia. Mensualmente pueden destacarse los meses de mayo, febrero y octubre como secos y los de abril y noviembre como húmedos. Desde que comenzó el año, la jornada más lluviosa en la provincia fue el pasado 4 de febrero, cuando cayeron 96 litros de agua por metros cuadrado; registrándose varias semanas sin precipitación alguna.

En relación con los embalses de la provincia, actualmente están al 69,9 % de su capacidad máxima -en toda la demarcación Miño-Sil, al 77 %- , un 0,11 % más que la semana anterior. Sin embargo, este volumen es un 10,32 % menor que la cantidad de agua embalsada hace un año, 80,23 %, y está a un 6,34 % por debajo que el llenado promedio histórico en estas fechas del año, que es del 76,24 %. Hay que tener en cuenta que el año pasado fue especialmente lluvioso en la provincia, si se tienen en cuenta las precipitaciones registradas desde el presente siglo. El embalse de la provincia con más agua acumulada es el de Cenza, en Vilariño de Conso, que se encuentra al 97 % de su capacidad máxima. Le siguen el de Castrelo de Miño (88 %), Santo Estevo, Frieira y el de Velle, en la capital, con un volumen de agua embalsada del 74 %.

En el lado contrario se encuentran los de Chandrexa (37 %) y Santa Eulalia (44 %). Desde que comenzó el siglo este es el cuarto año con menos precipitaciones acumuladas al inicio de la temporada de verano. Estos datos irán variando a partir de ahora teniendo en cuenta el descenso de precipitaciones del verano y la obligación de soltar el agua, cuando sea necesario mantener el caudal ecológico de los ríos. A pesar de que el agua embalsada sea menor que la del año pasado, la situación en los embalses es normal para la época del año.

La reserva hidráulica española está al 57,5 % por ciento de su capacidad total y la demarcación Miño-Sil se encuentra en el medio de la tabla, siendo la tendencia de todos ellos a la baja. Los embalses más llenos son los del Cantábrico Oriental y Galicia Costa (ambos al 90, 4 %), mientras que las reservas del Segura están al 30 % y las del Júcar, al 39%. La demarcación de Duero, que afecta al río Támega de Verín, está al 62,5 % de su capacidad máxima. La Confederación Hidrográfica del Miño Sil aprovechará la época estival para limpiar los cauces de varios ríos de la cuenca y mejorar de la capacidad de desagüe para evitar que cuando llegue el momentos de intenso caudal haya inundaciones que pudiesen afectar a las personas y a los bienes.

Actuarán en el paseo fluvial del Miño, entre el puente del Milenio y el viaducto que cruza el río; y también en el Arnoia, a su paso por el concello que lleva su nombre y Cartelle, en el regato da Piñeira en Castro Caldelas y en el riego de Albán en Coles. En todos los casos se retirarán ramas secas y eliminarán especies invasoras.

Los ríos de la provincia están un 29 % por debajo de lo normal en esta época del año

En lo relativo a los caudales circulantes, el que se mueve por los ríos ourensanos, las estaciones marcan una media de un 29,1 % por debajo del promedio histórico. Situación que en algunos casos se ha venido prolongando desde el mes de octubre. Los mínimos los marcó esta semana el río Sil en O Barco de Valdeorras (-47,3 %) y el Avia en Leiro (-47,0 %). La bajada de caudal menor es la del río Caldo en Bubaces, Lobios (-8,9 %). El caudal del río Miño a su paso por la capital está en la actualidad un 43 % más bajo que el promedio histórico.

Las predicciones sobre cómo se presentará el verano en cuanto a precipitaciones en la provincia son dispares, aunque el «modelo americano», que es el más preciso, señala que la época estival será en Ourense normal. Las medias históricas señalan precipitaciones medias de 31 litros por metro cuadrado durante el mes de julio, 34 en agosto y 67 durante el mes de septiembre. Si se cumplen, y teniendo en cuenta el estado en el que se encuentran los embalses, todo indica que la provincia no vivirá un verano de sequía similar al que tuvo lugar hace dos años, cuando fue necesario activar la alerta, obligando a prohibir ciertos usos del agua.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Arranca el verano con los embalses con menos agua que el año pasado