La tirolina es incompatible con la nueva protección del cañón del Sil

LUIS DÍAZ / m. cobas MONFORTE, O BARCO / LA VOZ

CASTRO CALDELAS

ROI FERNANDEZ

Cultura pide a ayuntamientos y diputaciones que no sigan adelante con el proyecto

08 ene 2019 . Actualizado a las 13:16 h.

La tirolina sobre el cañón del Sil podría quedar en nada. Todavía no hay una comunicación oficial que diga que el proyecto resulta inviable. Para ello deberían haberse iniciado los trámites previos a la autorización de las obras, algo que no ha sucedido. Pero desde la Xunta mandaron recado sobre la inviabilidad de esta iniciativa a las partes implicadas. El alcalde de Monforte, José Tomé, confirmó esta circunstancia durante el último pleno municipal. La Consellería de Cultura también se dirigió al Ayuntamiento de Castro Caldelas y a la Diputación de Ourense. El mensaje en todos los casos es el mismo: la tirolina es incompatible con la candidatura a patrimonio de la humanidad.

Tomé desveló en el último pleno el contenido de un wasap que le fue rebotado y que habría partido del presidente de la Diputación de Ourense, José Manuel Baltar. Según el alcalde de Monforte, Baltar dice en el mensaje que no tiene problema «en seguir adiante co proxecto [de la tirolina]», pero deja claro que «se seguimos adiante esquecémonos [de la declaración] da Unesco».

Este texto habría sido enviado a raíz de una conversación entre el titular de la Diputación ourensana y el conselleiro de Cultura, Román Rodríguez. Siempre según la versión de Tomé, el conselleiro también habría informado a la alcaldesa de Castro Caldelas de que la tirolina proyectada entre los miradores del Duque y Matacás colisiona con la reciente declaración de paisaje cultural y podría echar por tierra la declaración de patrimonio de la humanidad.