ADIF ultima el arreglo del vial masacrado por la obra del AVE

Los 700.000 euros invertidos no sellaron todos los baches de la OU-114


XINZO / la voz

Después de movilizaciones vecinales y protestas reiteradas de alcaldes y residentes, la empresa Tragsa culminó la remodelación integral de siete kilómetros de la carretera comarcal OU-114 entre Verín y Campobecerros. Este vial, clave en la comunicación entre las nuevas infraestructuras viarias y la villa verinense, ha estado durante años masacrado por socavones. En algunos casos, los baches tenían una profundidad de más de veinte centímetros y provocaron más de un accidente de tráfico. Era la lógica consecuencia del constante tránsito de vehículos pesados que trasladaban material de la obra de construcción del AVE. ADIF invirtió 700.000 euros en esta remodelación, que no ha acabado de dejar satisfechos a muchos residentes, que valoran, con todo, la mejora acometida.

El problema es que el vial, de 21 kilómetros de longitud, quedó muy tocado por las idas y venidas de vehículos pesados. La rehabilitación no ha eliminado todas las grietas y baches en el firme. En algunos puntos sigue vigente la señalización de 30 kilómetros de velocidad máxima a lo largo de la comarcal.

Los trabajos fueron considerados positivos por el regidor de Castrelo do Val, Vicente Gómez, que en su día lideró la protesta vecinal contra la degradación de los viales. «A obra quedou ben feita, aínda que resta a sinalización horizontal para completala totalmente», remarcó. El regidor matizó que «non foi unha reforma integral en todo o recorrido. Pavimentaron anacos de 100 metros, 200 ou medio quilómetro. Noutros puntos, só rebachearon algúns socavóns, pero non puxeron firme novo en todo o vial».

Gómez entiende que este primer arreglo debe completarse con la eliminación de los socavones en las carreteras municipales, convertidas desde hace cuatro años en pistas casi intransitables. «Confirmáronnos a licitación do arranxo da estrada entre Campobecerros e Portocamba. Esperamos que as obras se poñan en marcha dentro dalgunhas semanas, xa que son moi necesarias, porque o estado desa estrada e doutras do concello é lamentable», manifestó el regidor.

Alcaldes de otros municipios afectados por destrozos en viales mostraron su malestar por la demora en los arreglos. El de Xunqueira de Ambía, José Luis Gavilanes, comentó: «Aquí realizaron algunas reparaciones puntuales y rebacheados que paliaron un poco la mala situación del firme, pero aún esperamos que el ADIF cumpla su compromiso y repare totalmente los viales locales afectados». Y remarcó: «De todas formas, esta no es la mejor época para que se inicie una obra como esa. También hay que considerar que hace un par de años por ejemplo, los viales estaban mucho peor que ahora». En ese punto, el vial entre Allariz y Xunqueira es uno de los que tienen más desperfectos.

Varios alcaldes llegaron el año pasado a evaluar acciones legales contra el ADIF, las constructoras o Fomento para reivindicar la inmediata reparación de las carreteras.

Once municipios

El ADIF adelantó que empezaría por reparar los viales comarcales y luego acometería la reparación de los municipales. Las actuaciones se realizarán en carreteras de Vilariño de Conso, A Gudiña, Castrelo do Val, Laza, Vilar de Barrio, Sarreaus, Baños de Molgas, Xunqueira de Ambía, Allariz, Paderne y Taboadela.

La licitación y adjudicación a Tragsa de las obras data de finales del año 2016, por un importe de más de cinco millones de euros. La pavimentación se realizarán en viales comprendidos entre los tramos Vilariño-Campobecerros y Ponte Ambía-Taboadela.

«Le dieron un buen repaso, pero tendrían que completar la obra en todo el tramo»

División de opiniones entre los vecinos de los pueblos por los que transita la OU-114. En Servois, en Castrelo do Val, la reparación ha satisfecho a la mayoría. «La carretera estaba hecha un desastre, le dieron un buen repaso, pero tendrían que completar la reforma mejor, en todo el tramo», señala Josefa Martínez, residente en el lugar. «El vial se encontraba en un estado pésimo desde hacía tiempo y ahora es otra cosa. Al menos se puede circular, ya que antes era un peligro. -apunta por su parte Benigna Vasalo-. En algunas zonas reasfaltaron toda la carretera, pero en otros puntos solo hicieron el trabajo en algunos trozos y sigue habiendo baches, aunque está mucho mejor que antes».

Otros vecinos se mostraron muy sorprendidos cuando conocieron el importe de los trabajos. «¿700.000 euros?» Se extraña un residente que pide el anonimato. Servois con 21 vecinos, es el pueblo de mayor población por donde pasa la comarcal. «Esto fue provocado por los camiones del AVE, que traían cargas enormes. Ahora hay menos tránsito de tráiler y eso ha ayudado a que el firme no esté tan machacado», remarca otro. En otras aldeas como Gondulfes o Campos apenas quedan ya vecinos. Se trata de pequeños núcleos rurales para los que la comunicación por carretera hasta la capital municipal es básica para hacer la compra, acudir al médico o realizar gestiones. En Campobecerros, donde se ubica la estación central del AVE, los habitantes esperan todavía a la rehabilitación de las carreteras locales. «A ver se comezan xa», expone airado un vecino.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

ADIF ultima el arreglo del vial masacrado por la obra del AVE