Castrelo de Miño tiene una deuda «tremenda» de 733.654 euros,  denuncia el alcalde

La Voz

CASTRELO DE MIÑO

El alcalde de Castrelo de Miño, Avelino Pazos
El alcalde de Castrelo de Miño, Avelino Pazos Santi M. Amil

«Vou remitir aos veciños o informe para que saiban a débeda que había cando asumimos a alcaldía o 11 de agosto de 2020», afirma Avelino Pazos

18 may 2021 . Actualizado a las 19:35 h.

El alcalde de Castrelo de Miño, Avelino Pazos (PP), anunció este martes que en los próximos días remitirá a cada vecino el estado de las cuentas del Concello, tal y como figuran en el informe de Secretaría e Intervención, cuyas deudas ascienden a 733.654,47 euros. «É unha débeda tremenda», señala el alcalde, «tendo en conta que cada ano este Concello baralla un presuposto que ronda 1,5 millóns de euros para a xestión dun municipio de 1.340 habitantes»

Pazos afirma que cuando se hizo cargo del gobierno local había una liquidez en las cuentas bancarias de 74.199 euros, destacando que 42.790,56 euros ya estaban reservados para pagar las nóminas del mes de agosto del 2020. En cuanto  a la situación financiera del Concello, explica que el BNG dejó abiertas dos operaciones de crédito. Una de ellas fue solicitada el 23 de mayo del 2012 por un importe de 394.429 euros a pagar en diez años y de la que en en la actualidad se deben 338.082 euros. «Ata agora só se pagaron intereses pero non se amortizaba o préstamo. Esta operación suporá un desembolso anual cada mes de maio durante os próximos seis anos de 56.347 euros mais 3.746 euros de intereses», apunta .El segundo crédito fue solicitado el 29 de marzo de 2017 por un importe de 377.576 euros, vence en 2026 y, según el alcalde, el 11 de agosto pasado el capital en circulación era de 279.686 euros, lo que supone un pago anual de 41.952 euros.

La deuda financiera asciende así a 617.768,90 euros, a los que el regidor suma facturas de proveedores de 2.419 euros, pendientes de reconocimiento; 44.117 reconocidas y otras por un importe de 69.348 euros, que entraron en el Concello con posterioridad al 11 de agosto y cuyos gastos se realizaron con anterioridad a esa fecha.

«Vou remitir aos veciños o informe para que saiban a débeda que había cando asumimos a alcaldía o 11 de agosto de 2020. Non entendemos a que se destinaron (se refiere a los anteriores gobierno locales)  porque non se fixeron grandes obras. Se non fora polo apoio e colaboración da Deputación de Ourense e da Xunta sería imposible facer o que estamos facendo», afirma Pazos.

El alcalde afirma que ya sospechaba de la situación económica del  Ayuntamiento y que no encuentra una explicación razonable a esta situación: «Cando no ano 2007 entrou a gobernar o BNG en Castrelo de Miño, atopáronse cun concello de 2.008 habitantes e totalmente saneado, con un superávit de case medio millón de euros nas contas, 13 anos despois a situación é a que segue: un concello endebedado en mais de 700.000 euros e con 1.380 habitantes no censo», denuncia. Una de las consecuencias de esta situación ha sido tener que volver a redactar un presupuesto en el que no hay cabida para inversiones.