El preacuerdo entre la empresa y los comuneros sobre el alquiler anticipa la paralización del desahucio de una pizarrera en Valdeorras

María Cobas Vázquez
María Cobas O BARCO

CARBALLEDA DE VALDEORRAS

El 22 de septiembre hubo una gran manifestación en O Barco contra el cierre de Irosa.
El 22 de septiembre hubo una gran manifestación en O Barco contra el cierre de Irosa. ALEJANDRO CAMBA

El presidente del grupo Samaca Irosa y la junta vecinal de Portela-O Trigal avanzan en las negociaciones

10 nov 2023 . Actualizado a las 19:18 h.

El grupo Samaca Irosa y los comuneros de Portela-O Trigal (Carballeda de Valdeorras) llegaron a un preacuerdo sobre el alquiler de los terrenos en mano común que ocupa la pizarrera. De esta forma se frenaría el desahucio previsto para el día 29, la fecha señalada por la jueza de O Barco para hacer cumplir una sentencia anterior y tras el intento fracasado del pasado mes de septiembre. En aquel momento la comitiva judicial desalojó las instalaciones de Samaca —que se dedica a la venta de pizarra—, pero cuando cruzó la carretera los trabajadores se opusieron al cierre de las naves de Irosa, la parte del grupo que se ocupa de la extracción y elaboración. El anuncio del preacuerdo llegó a la plantilla de boca del presidente del grupo, Rogelio López, tras una reunión con la junta vecinal que lidera Odilo Fernández y que representa el abogado José Antonio Iglesias, que desde hace algo más de un mes es también comunero.

Fue López quien se lo comunicó al comité de empresa, explicó Paco Moral, secretario comarcal de la CIG en Valdeorras, sindicato que ostenta la representación de los trabajadores junto a Comisiones Obreras. «Faltan flecos, pero hai un preacordo», apuntaba. «Es un acuerdo más completo que un contrato de alquiler al haber temas en los tribunales», explicaba por su parte Rogelio López. En todo caso, hay voluntad de las partes de dejar a un lado el tema judicial y cerrar un contrato a once años vista, que es lo máximo que la ley permite actualmente en el caso de montes comunales. «Todos tenemos ánimo de frenar el desahucio», ahondaba López. Como primer paso, el lunes reabrirá Samaca.

El anuncio del preacuerdo llegó el día después de que los propios trabajadores evitasen que los comuneros sacasen pizarra de Samaca. A última hora de la tarde entró un camión en las instalaciones, pero no pudo salir porque para entonces había una motoniveladora atrancando la puerta. El vehículo de gran tonelaje permaneció cortando el paso hasta que a primera hora de la tarde llegó la noticia de un avance importante en las negociaciones.

La Voz intentó sin éxito contactar con el portavoz de los comuneros.