Carballeda humanizó Sobradelo y cambió luminarias en varios pueblos

María Cobas Vázquez
María Cobas O BARCO

CARBALLEDA DE VALDEORRAS

La alcaldesa de Carballeda, María del Carmen González, durante una visita al Clúster de la Pizarra
La alcaldesa de Carballeda, María del Carmen González, durante una visita al Clúster de la Pizarra LOLITA VÁZQUEZ

El Concello está rehabilitando las antiguas escuelas en los núcleos rurales

09 jun 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

«Por norma yo siempre creo que tenemos que hacer todavía más», responde María del Carmen González (PP) a la pregunta sobre el balance de los dos primeros años de este mandato como alcaldesa de Carballeda de Valdeorras (1.499 habitantes). Señala que fueron dos años «complicadísimos» en los que en algunos momentos dejaron a un lado los planes previos para centrarse en los vecinos y ayudarles en la lucha contra la pandemia. Sobre todo cuando se produjo un brote importante y muchos estuvieron aislados en sus casas. «Hemos estado muy pendientes de toda la gente que nos pidió ayuda, dándole prioridad absoluta al bienestar de los vecinos por encima de las obras», asegura González.

Con todos los impedimentos surgidos a raíz de la pandemia, la alcaldesa está orgullosa de lo hecho durante estos dos años. «Hemos gastado el presupuesto en un nivel de mejora de servicios básicos, como son la humanización de Sobradelo, con nuevas aceras y un aparcamiento en el centro; o la renovación de luminarias en varios pueblos, como Sobradelo, O Trigal O Lardeira, lo que ha supuesto un importante ahorro en la factura de la luz», explica. También han llevado a cabo mejoras en la red de saneamiento.

Ahora, González está enfrascada en sacar adelante mucho trabajo técnico para poder hacer obras con cargo al remanente de tesorería. «Queremos reparar escuelas de maestros, hacer alguna placita, terminar la renovación de los alumbrados o ampliar el Punto de Atención á Infancia, que se queda pequeño en espacio», cuenta. Espera, dice, que el Gobierno les permita usar el remanente también el próximo año, para poder sacar nuevos proyectos adelante.

Además, en este tiempo el gobierno local ha conseguido licitar la gestión del hotel restaurante Fonte da Cova. El nuevo concesionario está realizando los últimos trabajos antes de su reapertura. No hay una fecha cerrada, pero la alcaldesa confía en que el hotel más alto de Galicia funcione de nuevo «en breve».