La pizarra busca entrar en el mercado del pavimento y la decoración de lujo

El sector trabaja en un proyecto de recuperación ambiental de las escombreras

El Clúster da Pizarra organizó una jornada informativa en su sede, en Sobradelo
El Clúster da Pizarra organizó una jornada informativa en su sede, en Sobradelo

o barco / la voz

La pizarra quiere entrar en el mercado de los pavimentos. Su consolidado papel en el sector de las cubiertas está más que afianzado, pero ahora el sector quiere ir más allá y buscar nuevos nichos de negocio. Y en eso están trabajando. Dos años llevan ya buscando usos alternativos, y los ensayos están dando resultados más que satisfactorios, según puso sobre la mesa el ingeniero de Minas Fernando López González-Mesones, uno de los ponentes en la jornada técnica organizada por el Clúster da Pizarra de Galicia en su sede en Sobradelo (Carballeda de Valdeorras).

La alcaldesa de Carballeda, María del Carmen González; el presidente del Clúster, Victor Cobo; y el subdelegado del Gobierno, Emilio González
La alcaldesa de Carballeda, María del Carmen González; el presidente del Clúster, Victor Cobo; y el subdelegado del Gobierno, Emilio González

Trabajan con los cuatro tipos de pizarra: negra, gris, verde y manchada. En el caso de la verde, los ensayos han permitido dar forma a pavimentos de seis o siete milímetros de espesor, que no son habituales en piedra; y se ha logrado «mallándolos y resinándolos por detrás», lo que permite que pase a doblar la resistencia respecto a la pizarra sin mallar y con tres centímetros de espesor. Además, hay dos consecuencias: se aprovecha mejor el recurso minero y se aligera el peso de las construcciones, lo que debería redundar en el precio de la vivienda. «La estructura de hormigón tendría que aguantar menos peso, y eso debería revertir en el precio de la vivienda», resaltaba López. Además, hace la pizarra más atractiva para estructuras flotantes. En este sentido, el ingeniero puso sobre la mesa un proyecto para renovar más de 300 baños en un trasatlántico, en el que los requisitos en cuanto al peso del pavimento son mucho más restrictos que en la construcción tradicional: en un suelo de piedra normal (depende del tipo) el pavimento pesa más de 30 kilos por metro cuadrado; mientras que en el barco el límite estaba en 14.

Además, con los cuatro tipos de pizarra, López trabajó en aspectos de diseño. «Hemos compuesto pavimentos con dibujos muy interesantes; que requieren esfuerzo, pero que sirve para edificación de lujo», decía. Y ahondaba: «la pizarra tiene que entrar ahí». Recordaba que siempre se habla en este sentido, de granito o mármol, y que la pizarra debe buscar su hueco. «Tiene el inconveniente de que se laja con una cierta facilidad, pero está resuelto», decía.

El trabajo es más ambicioso y busca también encontrar nuevos usos de la pizarra en fachadas, mobiliario y decoración rústica y urbana.

Proceso de restauración ambiental de una escombrera
Proceso de restauración ambiental de una escombrera

Preservar el ecosistema

En la jornada técnica también tuvo una ponencia propia el proyecto de restauración ambiental que se está llevando a cabo en el sector de la pizarra a través del departamento de Medio Ambiente de Calfensa. Su director técnico, Luis Manuel Andón, explicó que después de 30 trabajando en la revegetación de las escombreras con especies vegetales para tratar de frenar la erosión eólica e hídrica, para estabilizarlas; ahora se ha dado un paso más y se trabaja en la recuperación de los ecosistemas iniciales. «Eso se consigue seleccionando especies vegetales para mejorar la cadena trófica. El objetivo es favorecer la microfauna en cuanto a insectos polinizadores y la bifauna, que son las especies de aves», dijo. Aseguró que las experiencias (en Casaio y Quiroga) están dando buenos resultados.

Estación polinizadora para la recepción de insectos polinizadores silvestres, con el objetivo de incrementar la producción de semillas de forma natural y favorecer el proceso de revegetación de la escombrera
Estación polinizadora para la recepción de insectos polinizadores silvestres, con el objetivo de incrementar la producción de semillas de forma natural y favorecer el proceso de revegetación de la escombrera

Modelo de eliminación de polvo de sílice

La tercera de las ponencias en la jornada informativa del Clúster da Pizarra versó sobre el manual de buenas prácticas para el control integral de los riesgos asociados a la exposición de polvo de sílice en las naves de elaboración.

Javier Madera, director de Staub Ingeniería, presentó un modelo para que las empresas «puedan ajustarse a la legislación vigente y puedan proteger adecuadamente la salud de los trabajadores. «Con carácter pionero, la pizarra da un paso adelante ya que es el primer sector que elabora un modelo de este tipo», dijo. Recordó que el sector lleva años trabajando en prototipos para rebajar al mínimo la presencia de polvo en suspensión en las naves de elaboración. «Se están utilizando las técnicas de vanguardia que existen para evaluar el problema del polvo y atacarlo. Hace años era impensable lo que vemos ahora, mediciones de polvo en tiempo real, diseños avanzados de ventilación, aplicación de métodos húmedos en la pizarra, aplicación de nuevos métodos de limpieza... Está habiendo toda una revolución en la lucha contra la sílice». En este sentido apuntaba que incluso hay soluciones que son cabinas con filtración EPA, «que es algo parecido a la filtración que hay en quirófanos o salas blancas; el grado de filtración es elevadísimo». Aseguraba que todo este trabajo hace que en el conjunto del sector se estén cumpliendo los parámetros en cuanto a polvo en suspensión permitidos.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La pizarra busca entrar en el mercado del pavimento y la decoración de lujo