«Marcelo morreu loitando»

La viuda del hombre que falleció hace un año en el incendio de Carballeda de Avia recuerda aquella terrible madrugada


ourense / la voz

La noche del 15 de octubre del pasado año permanecerá en la memoria de los vecinos de Carballeda de Avia. Sobre todo de la familia del único fallecido, Marcelino Martínez. Su viuda, Leonor Domínguez, intenta rehacer su vida gracias al cariño de sus dos hijos. Su marido murió intentando apagar el fuego de una caseta donde tenía varios animales, a pocos metros de su vivienda. Ayer Leonor, sentada en la balconada de su casa, recordó aquella nefasta madrugada, tan nítidamente como si hubiera sucedido hace pocas horas. «Aquela noite non a borrarei xamais. El non andaba moi ben, pero era forte. Xa din os meus fillos, morreu como viviu, loitando», afirma Leonor.

Detrás de ella se encuentra el cobertizo del fatal desenlace, ahora remodelado, que casi no puede ni mirar. «Había moito vento, faltou a auga e a luz. Estabamos vendo a televisión e díxenlle ‘Mira Marcelo que anda o lume por aquí cerca’. El dixo: non, anda por alá, por Melón», relata. Ningún vecino creía en ese momento que el viento y el estado del monte engulliría la parroquia en pocos minutos. «Ao pouco díxenlle, Marcelo sal que ardemos todos. Colleu o bastón e tentamos apagar coa mangueira, pero con aquel fume era imposible facer calquera cousa. De repente parou o aire», relata. En ese momento, explica Leonor, cogió la manguera y se la dio a su marido: «El estivo por aquí, por alá. De repente había moitas cinzas no aire e case non se podía respirar. Chamei por el: ‘¡Marcelo, Marcelo’... E xa non escoitei a súa voz...».

Un año después, Leonor afirma que la vida puede cambiar en un minuto y que nadie sabe lo que se puede encontrar en el camino: «El pensou que ía morrer da súa enfermidade e mira...». Tiene grabada en la memoria el viaje que hicieron una semana antes a O Grove, con otro grupo de vecinos del Concello: «Estaba feliz coma nunca. Quixo ir arriba de todo do barco para ver o mar, aínda que ía co bastón. Díxome: Leonor se non queres non veñas, pero eu vou facer todas as excursións que haxa». Marcelo había recuperado la ilusión que de alguna manera le había arrebatado su enfermedad.

Leonor Domínguez vive ahora con intensidad y dolor cada incendio forestal que se produce: «Agora vexo o de Mondariz, os de Portugal, os de California e... teño que apagar a televisión. Vexo lume e dáme a tristura negra», dice. Tiene claro que lo que ocurrió fue un crimen: «Non collen a estes tipos. Non sei, supoño que páganlle unha miseria e prenden e non lle importa nada. Queren que morramos así todos queimados. Isto parece que non para. Non collen o demo desa xente e non a castigan como é debido».

Leonor intenta recuperar poco a poco su vida, aunque subraya que le esta resultando muy difícil. «A vida retómase malamente. Non tiña ganas de comer, non quería saír da miña casa, so choraba... Agora, pouco a pouco e grazas os meus fillos e a miña veciña, imos tirando. Recordo que minutos antes o pai falara coa filla por teléfono e pouco despois tiven que chamala eu para darlle a noticia... É moi difícil explicar esa sensación se non se vive», explica. Toca reponerse frente a la vida, asegura la mujer, aunque la herida siga abierta: «O día 15 de outubro non o esquecerei nunca, nunca».

«Queren que morramos todos queimados. Menos mal que ese día parou o aire»

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

«Marcelo morreu loitando»