«Non marcho de aquí, só quero volver a vivir na casa onde nacín»

José Serrano ha alquilado vivienda en Carballeda de Avia y agradece el apoyo vecinal


ourense / la voz

A José Serrano Rodríguez la vida le cambió radicalmente aquel fatídico 15 de octubre pasado en el que Galicia empezó a arder y no quiso parar. Todo fue tan rápido que solo acertó a saltar de la cama, ponerse algo de ropa por encima y salir evacuado hacia las instalaciones que el Concello de Carballeda de Avia habilitó para las personas que tuvo que desalojar de los pueblos afectados por los incendios. En la cercana Abelenda das Penas murió un vecino, Marcelino Martínez Fernández. Un mes y seis días después repite el mismo mantra y hace cuestión de fe de la afirmación que le definió desde el primer momento: «Estou vivo, iso é o importante. O resto xa se arranxará. O que sinto é a documentación e as fotografías da familia, que esas xa non se poden recuperar. E fiquei vivo grazas ao Marcos, o familiar que me chamou para que tirase para fóra da casa senón alí morría na cama».

La Xunta ha protegido ya 200 hectáreas de terreno quemadas

La conselleira de Medio Rural, Ángeles Vázquez, visitó ayer los municipios de Melón y Carballeda de Avia para comprobar en primera persona el avance de los trabajos puestos en marcha por el gobierno autonómico para proteger los terrenos afectados por la ola de incendios del pasado mes de octubre. Para ello se está aplicando la técnica conocida como mulching, que consiste en depositar paja para facilitar la recuperación del suelo. Medio Rural está realizando ese trabajo de forma manual e incluso desde un helicóptero en las zonas más inaccesibles y se ha actuado de este modo en cerca de 200 hectáreas de monte. Además la Xunta ha trabajado sobre otros 7.000 metros lineales a través de acciones como la instalación de barreras para evitar arrastres así como la reposición de infraestructuras ya existentes como por ejemplo las cunetas. En estas intervenciones se están priorizando los 32 incendios que este año superaron las 300 hectáreas en la comunidad autónoma.

Seguir leyendo

De Saa salió con 15 años a la emigración brasileña y regresó al pueblo medio siglo después. Se quedó para cuidar a su madre y tras su fallecimiento ya no quiso retornar al país donde siguen algunos de sus hermanos y viven sus dos hijas. Tras amanecer sin nada, José Serrano pasó unos días entre Ribadavia y Saa. Aquí estuvo temporalmente en casa de su prima Hortensia y en el mismo lugar, a un tiro de piedra de la vivienda de su familia, está residiendo ahora. Ha alquilado una casa y desde hace semanas se centra en realizar las gestiones necesarias para recuperar la documentación y todo lo que precisa para vivir: «O seguro di que me vai pagar o alugueiro por seis meses, mentras non me arranxan a casa, e daquela collín esta vivenda que é dun familiar. O carné de identidade e a tarxeta sanitaria xa ma fixeron, tamén unha copia do seguro, e vou resolvendo as cuestións pendentes pouco a pouco».

Al tiempo que reitera sus buenos deseos -«saúde para vostedes»- se deshace en elogios para con el Concello, el pueblo de Saa y los amigos. Le han regalado una televisión y una nevera, los vecinos de Carballeda y Ribadavia le han dado ropa y dinero, desde Vigo y A Cañiza han hecho lo propio unos amigos... y no quiere oír hablar de marcharse a otro lugar del municipio, a la capital de O Ribeiro, junto a sus hermanos a Brasil o a Coruña -donde vive su hermana monja-. «Non marcho de aquí, só quero volver a vivir na casa onde nacín. E máis nada», sentencia José Serrano Rodríguez mientras cuenta la historia de Lixeiriño, el perro fiel al que otro vecino de Saa de cuatro patas dejó tuerto de un mordisco cuando se hartó de las puyas del primero.

De la reina inglesa al presidente

Reconoce que el frio pega duro en el pueblo y que, por el contrario, el clima brasileño hace de dicho país un paraíso -«é a miña segunda patria»-. Mas no piensa volver. Recuerda sus tiempos en el Rio de Janeiro Country Club: «Aquilo era un sitio de luxo e pasaban as autoridades e os políticos de todo o mundo que estaban de visita no país. Traballei de maître e atendín á raiña de Inglaterra e ao príncipe de Gales -daquela, era o 68 ou 69, aínda non estaba casado-. E tamén ao presidente Juscelino Kubitschek -e servimos moitos banquetes na súa casa, eran polo xeral grupos de entre trinta e sesenta persoas- e ao Delfim Netto, o famoso economista que foi Ministro de Facenda do Brasil. Foron bos tempos, mais fican lonxe».

La Xunta ha protegido ya 200 hectáreas de terreno quemadas

La conselleira de Medio Rural, Ángeles Vázquez, visitó ayer los municipios de Melón y Carballeda de Avia para comprobar en primera persona el avance de los trabajos puestos en marcha por el gobierno autonómico para proteger los terrenos afectados por la ola de incendios del pasado mes de octubre. Para ello se está aplicando la técnica conocida como mulching, que consiste en depositar paja para facilitar la recuperación del suelo. Medio Rural está realizando ese trabajo de forma manual e incluso desde un helicóptero en las zonas más inaccesibles y se ha actuado de este modo en cerca de 200 hectáreas de monte. Además la Xunta ha trabajado sobre otros 7.000 metros lineales a través de acciones como la instalación de barreras para evitar arrastres así como la reposición de infraestructuras ya existentes como por ejemplo las cunetas. En estas intervenciones se están priorizando los 32 incendios que este año superaron las 300 hectáreas en la comunidad autónoma.

Ángeles Vázquez -que se reunió con los alcaldes de Carballeda de Avia, Luis Milia, y Melón, Cristina Francisco- hizo hincapié en la importancia de la coordinación. «Temos que ir da man do resto das Administracións para que isto non volva suceder e agora traballar todos xuntos», dijo la conselleira en referencia a los ayuntamientos. También explicó que «temos que amparar á xente que vive no rural con cambios nas normas como as que se debateron no Parlamento que facilitarán o traballo de concellos e Xunta». La titular de Medio Rural aprovechó su presencia en la provincia de Ourense para visitar el vivero forestal que la empresa Tragsa tiene en Maceda.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

«Non marcho de aquí, só quero volver a vivir na casa onde nacín»