El agresor que intentó quemar al joven de Calvos de Randín ya estuvo en prisión

La Voz OURENSE / LA VOZ

CALVOS DE RANDÍN

Imagen de la frontera portuguesa en Calvos de Randín
Imagen de la frontera portuguesa en Calvos de Randín

Tiene un pasado delictivo por robos y tráfico de armas

15 sep 2021 . Actualizado a las 12:29 h.

El agresor que dejó malherido a un joven de Calvos de Randín (Ourense) tras lanzarle un líquido inflamable a la cara y prenderle fuego con una cerilla encendida está identificado y la Guardia Civil sabe que tiene antecedentes penales. El atacante, portugués de 58 años vecino de Tourém (Portugal), estuvo en prisión y tiene un pasado delictivo por robos y tráfico de armas.

Tras tener conocimiento de la agresión, los agentes del instituto armado -aún a la espera de contar con la denuncia del afectado, que está ingresado en la unidad de quemados del Chuac con pronóstico reservado- identificaron y localizaron al presunto autor. Este, en un primer momento, negó haber realizado el ataque, pero tendrá que personarse para una declaración formal en el puesto de la Guardia Civil. El joven agredido, de 24 años, sufrió quemaduras en la cara y en los brazos y en el hospital evalúan si sufre lesiones internas. Según explicó su abuela, Carmen Fernández, a la Televisión de Galicia, está sedado e intubado. La familiar negó que ambos fueran amigos y apuntó a que el agredido atacó a otro vecino de Rubiás de forma similar para robarle.

Imagen de archivo de una intervención de la Guardia Civil

Causa quemaduras a un amigo tras echarle gasolina y una cerilla

m. r.

Un joven de Calvos de Randín sufrió quemaduras este pasado domingo a consecuencia de una agresión realizada por un amigo. El otro joven le echó encima gasolina u otro líquido inflamable y, acto seguido, le prendió fuego con una cerilla.

Según ha trascendido, ambos habían estado juntos de fiesta por la noche en la vecina localidad portuguesa de Tourém, de la que es natural el presunto agresor. Por motivos que aún están por aclarar, discutieron y se enzarzaron en una pelea. Después, cuando estaban en Calvos de Randín, el sospechoso de la agresión le tiró algún líquido combustible y lo intentó quemar lanzándole una cerilla.

Seguir leyendo