Doce ayuntamientos escapan al control del Consello de Contas

El plazo para rendir cuentas del ejercicio 2014 terminó esta semana


Ourense

Todos los ayuntamientos de Galicia tenían la obligación de remitir al Consello de Contas sus datos económicos del ejercicio 2014 antes del día 15 de este mes. La mayor parte de las entidades locales de la provincia han cumplido con la norma, pero doce concellos no. Entre ellos están dos del club de los seis que superan los 10.000 habitantes -Verín y Xinzo de Limia- y la lista la completan A Mezquita, A Pobra de Trives, A Veiga, Boborás, Celanova, Gomesende, Manzaneda, Melón, Nogueira de Ramuín y Os Blancos.

Los ayuntamientos ourensanos disponían de nueve meses y medio para que sus técnicos recopilasen los datos y para que sus políticos locales los aprobasen en pleno. Sin embargo, además de los citados, que aún no han remitido nada, otros tres llegaron tarde a los plazos fijados para cumplir con la rendición ante el Consello de Contas. Entre ellos está el de la capital, que aprobó sus cuentas del año 2014 el pasado 2 de octubre. Pese a que aún quedaban trece días para enviar los datos al organismo encargado de fiscalizarlos, a 15 de octubre -es decir, con el límite ya vencido- figuraban como «no remitidos». El día 16 sí llegaron al Consello y actualmente están pendientes de análisis por si fuese detectado algún error en la documentación.

De hecho, como muchos ayuntamientos remiten sus cuentas en los últimos días de plazo, el trabajo se acumula y, de este modo, el organismo fiscalizador tiene actualmente como «pendientes» los datos económicos de once concellos. Son los de A Rúa, Barbadás, Maceda, Montederramo, O Barco de Valdeorras, O Irixo, Ourense, Ramirás, Riós, Viana do Bolo y Xunqueira de Ambía. Del análisis de esa documentación podría resultar que el Consello de Contas concluya que existe algún tipo de error en la misma. Así, con ese trabajo ya finalizado, figuran «con defectos» las cuentas de Cenlle y Taboadela.

Las causas

Cuando esto ha ocurrido en otras ocasiones, esta circunstancia tiene que ver con deficiencias formales o con el hecho de que los ayuntamientos remitan sus datos sin que estos hayan sido aprobados en sesión plenaria por sus corporaciones municipales. El Concello de Xinzo de Limia, que este año tampoco ha remitido sus cuentas en el plazo exigido, se ha excusado en el pasado en la falta de personal y, en otros casos, la demora se justificaba en la imposibilidad de los gobiernos locales en minoría para encontrar los apoyos necesarios en la oposición para que la documentación fuese aprobada en pleno.

El año electoral ha supuesto en esta ocasión alguna dificultad añadida porque fueron muchos los ejecutivos locales ourensanos que dejaron la aprobación plenaria de sus cuentas para después de la cita con las urnas, de modo que tuvieron que ser las nuevas corporaciones las que se encargasen de ese trámite tras tomar posesión en junio y ya, por tanto, con solo cuatro meses para hacer el trabajo y cumplir con los plazos establecidos para remitir la documentación al Consello de Contas. En todo caso, a menos que el análisis de las cuentas remitidas y que faltan por remitir incremente esa cifra, la rendición del ejercicio 2014 por parte de las entidades locales ourensanos se mantiene en los niveles de los últimos años.

Cabe destacar, finalmente, los concellos que cumplieron con más agilidad con sus obligaciones ante el organismo fiscalizador gallego. Catorce enviaron sus datos con una antelación de al menos cuatro meses respecto al cierre del plazo y el más tempranero de todos fue el de Beade, que remitió sus cuentas el día 5 de mayo.

Los entidades que incumplen no podrán recibir subvenciones de la Xunta de Galicia

El gráfico que en esta misma página refleja la evolución de los ayuntamientos que remitieron sus datos económicos al Consello de Contas fuera del plazo establecido revela un punto de inflexión en el año 2011. Antes los concellos incumplidores eran muchos más que a partir de entonces y llama la atención que más de la mitad de las entidades locales ourensanas estuviesen en esa situación en el ejercicio 2009 y un tercio en el 2010. El motivo de que a partir del 2011 el número de ayuntamientos que no cumplen cayese drásticamente está en un decreto aprobado ese año por el gobierno autonómico.

Esa nueva norma regula desde entonces la concesión de subvenciones de la Xunta de Galicia y establece que las entidades locales que no remitan sus cuentas al organismo fiscalizador no pueden recibir ayudas. Ante esa circunstancia los gobiernos locales agilizaron los trámites, pero algunos concellos siguieron incumpliendo sus obligaciones y acabaron estando varios meses teniendo que renunciar a solicitar subvenciones a las que tendrían derecho, como por ejemplo en Xinzo de Limia.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Doce ayuntamientos escapan al control del Consello de Contas