Tomás Currás ganó el duelo generacional en el Club Santo Domingo

BEARIZ

Agostiño Iglesias

El joven vigués superó en la final del Ourense Oupen a Roberto Rodríguez

15 jul 2018 . Actualizado a las 05:00 h.

Después del aplazamiento que apartó del programa de las fiestas locales, la primera edición del Ourense Oupen se desarrolló a lo largo de esta semana, con un colofón en la final que planteaba un auténtico desafío en el Club Santo Domingo, entre abanderados de dos generaciones del tenis gallego, como son el treintañero Roberto Rodríguez Vázquez y el pujante Tomás Currás, una promesa de 18 años, que desde sus primeros pasos en el mundo de la raqueta siempre había sido considerado como el jugador a seguir en las próximas temporadas.

Eran dos de los nombres sobresalientes que aparecían en la lista de inscritos de este estreno del certamen internacional en nuestra provincia y la final de ayer cumplió con las expectativas, pese al calor de la jornada y la amenaza de tormenta. Fue un partido bonito en su despliegue, que agradó al público presente y que contrapuso el tenis fino y de notable técnica de Rodríguez Vázquez, que a la postre se vio obligado a ceder ante la potencia de Currás Abasolo, que le hizo mucho daño a su contrincante con el revés a dos manos. Aún así, tras ceder el primer set por 6-2, la experiencia de Roberto igualó de nuevo la contienda hasta llevarla a un emocionante desempate, en el cual el jugador con raíces en Beariz terminó por entregar el triunfo a su joven oponente, por un definitivo 7-6.

Si Roberto Rodríguez ha inundado sus vitrinas de trofeos en los últimos años, con varios entorchados autonómicos, para Tomás Currás era la confirmación de su vuelta al más alto nivel nacional. Antes había sido número uno del país en benjamines, infantiles y cadetes, hasta que una grave lesión en 2016 lo tuvo apartado de la competición durante dos años. Después de retornar a las pistas en enero de este mismo año, parecía que le faltaba algo de rodaje, pero ya está respondiendo con un tenis espectacular ante rivales de la talla del finalista del Oupen.