Tomás Currás ganó el duelo generacional en el Club Santo Domingo

El joven vigués superó en la final del Ourense Oupen a Roberto Rodríguez


Después del aplazamiento que apartó del programa de las fiestas locales, la primera edición del Ourense Oupen se desarrolló a lo largo de esta semana, con un colofón en la final que planteaba un auténtico desafío en el Club Santo Domingo, entre abanderados de dos generaciones del tenis gallego, como son el treintañero Roberto Rodríguez Vázquez y el pujante Tomás Currás, una promesa de 18 años, que desde sus primeros pasos en el mundo de la raqueta siempre había sido considerado como el jugador a seguir en las próximas temporadas.

Eran dos de los nombres sobresalientes que aparecían en la lista de inscritos de este estreno del certamen internacional en nuestra provincia y la final de ayer cumplió con las expectativas, pese al calor de la jornada y la amenaza de tormenta. Fue un partido bonito en su despliegue, que agradó al público presente y que contrapuso el tenis fino y de notable técnica de Rodríguez Vázquez, que a la postre se vio obligado a ceder ante la potencia de Currás Abasolo, que le hizo mucho daño a su contrincante con el revés a dos manos. Aún así, tras ceder el primer set por 6-2, la experiencia de Roberto igualó de nuevo la contienda hasta llevarla a un emocionante desempate, en el cual el jugador con raíces en Beariz terminó por entregar el triunfo a su joven oponente, por un definitivo 7-6.

Si Roberto Rodríguez ha inundado sus vitrinas de trofeos en los últimos años, con varios entorchados autonómicos, para Tomás Currás era la confirmación de su vuelta al más alto nivel nacional. Antes había sido número uno del país en benjamines, infantiles y cadetes, hasta que una grave lesión en 2016 lo tuvo apartado de la competición durante dos años. Después de retornar a las pistas en enero de este mismo año, parecía que le faltaba algo de rodaje, pero ya está respondiendo con un tenis espectacular ante rivales de la talla del finalista del Oupen.

El vencedor de la cita ourensana llegó al Club Santo Domingo en la duodécima posición del escalafón autonómico, así como en la 160 de España, si bien los puntos conquistados durante esta semana lo harán subir con rapidez, además de otorgarle el bagaje necesario para jugar torneos internacionales de tipo Futures, que revitalizarán su carrera y lo devolverán al punto en que se había apartado del circuito.

Fue sin duda un desenlace de alto nivel para el torneo ourensano, un campeonato homologado por la Real Federación Española de Tenis y que fue del agrado de sus participantes, que en la mayoría de los casos, procedían del prestigioso Trofeo Calleja, que supera los sesenta años de trayectoria en Ferrol.

De aquella final procedía, sin ir más lejos Rodrigo Figueroa, que en Ourense fue apeado a las primeras de cambio por Luis Morillo, el tenista rués de 21 años, que llegó a las semifinales, donde se tuvo que rendir a la superioridad del que ayer se proclamó ganador del evento. También sorprendió en las primeras rondas el adiós del cabeza de serie número uno, Jorge Hernando Ruano, que llegó con los efectos de una inoportuna fascitis plantar, que le impidió superar el buen juego de Iago Salvador. En suma, los amantes del deporte de la raqueta disfrutaron con un torneo que promete crecer en la provincia.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Tomás Currás ganó el duelo generacional en el Club Santo Domingo