«Ser empresario non é só ter un bo coche, tamén tes que baixar o lombo»

Rubén Nóvoa Pérez
rubén nóvoa OURENSE

BARBADÁS

Santi M. Amil

Alejandro Cruz fue celador en el hospital de Piñor antes de dar el paso y montar su propia empresa

07 dic 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

Alejandro Cruz Iglesias (Bentraces, 1963) es de la escuela de empresarios hechos a sí mismos. Su éxito profesional le llegó después de años como asalariado y fruto de su inquietud y de sus ganas de mejorar. Pero mucho antes de eso, el emprendedor ourensano jugaba y corría como cualquier otro niño de su edad en Bentraces, lugar donde nació y vivió gran parte de su infancia. A sus padres, al igual que a tantos otros de su generación, les tocó emigrar. El destino fue Holanda y él se quedó en su parroquia natal al cuidado de sus tíos. «Son de sangre real, porque eu vivín no Palacio, que agora é a casa de turismo rural que hai en Bentraces. Os meus tíos coidaban do que todo o mundo coñece aínda agora como o Palacio». Al regresar sus padres de la emigración se mudaron a Parada de Piñor, sin salir de Barbadás. Alejandro Cruz ya no se movería de ahí. De hecho, la primera ubicación de su negocio fue en esa parroquia.

Para llegar a su faceta empresarial, Alejandro Cruz todavía tuvo que pasar una pequeña «mili» como empleado. Uno de sus primeros trabajos fue en el servicio de Recaudación del Concello de Ourense, después estuvo como celador en el hospital de Piñor y por último pasó a una empresa del polígono de San Cibrao, que fabricaba elementos de fundición. Se iba acercando el momento de dar el salto al emprendimiento. «Como traballaba a quendas tiña moito tempo para pensar. Estiven dándolle voltas durante máis dun ano que facer coa miña vida, si quería seguir sendo asalariado ou pasar á vida empresarial». Era 1995 y tenía 32 años. Nacía en una nave de 275 metros cuadrados de Parada de Piñor, Lacados Miño. El crecimiento de la empresa le llevó a mudarse al polígono Barreiros. «Fíxenme a min mesmo como empresario. Fun botando números e vin ata onde podía chegar. Collín unha época moi boa no sector», resume. Luego llegaron momentos no tan buenos para la economía vinculada a la construcción, con una crisis la del 2008 que nos «deixou temblando». Sobre la actual situación, Alejandro Cruz asegura que, de momento, en su negocio hay un gran volumen de trabajo.

¿Qué características debe de reunir un buen empresario? Alejandro Cruz lo tiene claro: «Para ser empresario hai que ter vocación. Sempre marchas cos problemas do negocio para casa, sobre todo cando o montaches ti. Como lle digo a moitos, antes de cerrar a miña empresa hai que pasar por riba do meu cadáver. O fundamental é saber xestionar o que tes. Cando veñen visitas de escolares ao polígono, sempre lles digo que ser empresario non é só ter un bo coche. O empresario ten que baixar o lombo e traballar en primeira liña. Hai que coñecer o oficio para poder despois ceder un pouco».

Pero la figura de Alejandro Cruz en el tejido empresarial ourensano no se entendería sin su vertiente vinculada al asociacionismo. A los pocos años de mudarse al polígono Barreiros fue elegido presidente en el 2005. Cargo que dejó en abril del 2018, pero que tuvo que retomar a los pocos meses ante la falta de alternativas. «O primeiro que fixen ao chegar ao polígono foi asociarme. Máis da metade das horas da túa vida pásalas no polígono e queres que mellore. É unha zona industrial moi ben situada e que mellorou moito en comunicacións».

Su implicación en este terreno le ha llevado también a involucrarse en la CEO, a donde llegó de la mano del expresidente Francisco Rodríguez. Vive su tercera etapa como vicepresidente, ya que también estuvo con Pérez Canal y ahora con Marisol Nóvoa.

Una grave lesión le aleja del fútbol, una de sus pasiones

A Alejandro Cruz el confinamiento y el cierre de las actividades no esenciales le cogió en plena recuperación de una grave lesión en una pierna que se hizo jugando al fútbol, una de sus grandes pasiones. «Non sei se foi o mellor ou o peor momento, pero o certo é que non vivín no polígono ese momento de ter que pechar a miña empresa. Foron tempos duros, porque tiñamos toda a nave chea de material ao que non podíamos darlle saída», explica.

Volviendo al origen de su lesión, Alejandro Cruz tuvo una dilatada carrera en el fútbol aficionado provincial. Especialmente recuerdan sus goles como delantero centro en el Parada de Piñor. «Metía bastantes goles e moita xente aínda mo recorda», asegura. Apasionado del fútbol y madridista confeso, Alejandro Cruz no está muy de acuerdo con el modelo actual de negocio en el fútbol profesional y le sale su vena de empresario: «Os futbolistas tiñan que cobrar por obxectivos». Habitual de las ligas de veteranos y fiel a los partidos con amigos, esta segunda lesión de gravedad en la rodilla le ha dejado puede que definitivamente apartado de esa pasión.

DNI

Nombre. Alejandro Cruz Iglesias. Nació en Bentraces, en el municipio de Barbadás, en el año 1963.

Quién es. Empresario. Preside la asociación del polígono Barreiros, es vicepresidente de la CEO y representa a Ourense en la patronal gallega.