La Policía Local de Ourense puso 183 denuncias por citas con no convivientes

C. A. OURENSE / LA VOZ

BARBADÁS

MIGUEL VILLAR

Desde el 7 de octubre hasta esta misma semana han hecho 1.483 identificaciones de personas y tramitado 427 denuncias

08 nov 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

A comienzos del mes de octubre, la incidencia de la pandemia obligó a aumentar las medidas para evitar contagios. El sector más afectado fue el de la hostelería que vio de nuevo restringidos sus aforos, con la apertura únicamente de las terrazas, cuyas mesas solo podían ser compartidas por convivientes. En pocos días, y tras el aumento de casos en Barbadás, la Xunta decidió cerrar perimetralmente ambos concellos. En ese tiempo los ourensanos se ha tenido que adaptar a restricciones que han llevado consigo sanciones y denuncias por su incumplimientos que, en la capital ourensana, han sido impuestas en su mayoría por la Policía Local. Desde el 7 de octubre hasta esta misma semana han hecho 1.483 identificaciones de personas y tramitado 427 denuncias. A tenor de las estadísticas levantadas por incumplir las medidas, los ourensanos todavía no han interiorizado la imposibilidad de reunirse con no convivientes, ya que en un mes la policía levantó 183 denuncias por este motivo. También han sido muchos los que quisieron desplazarse sin causa justificada fuera del ámbito territorial de Ourense y Barbadás. La Policía Local apercibió a 1.110 personas por este motivo. El resto de sanciones han sido por no llevar mascarilla y tener más de 6 años (51), incumplir el toque de queda (30) y superar el aforo de terrazas (27). Son casi residuales las denuncias a hosteleros por exceder el horario de trabajo o consumir en el interior de las cafeterías. Finalmente, la Policía Local de Ourense apercibió a once personas por fumar sin mantener la distancia de seguridad obligatoria.

Por otra parte, la Policía Nacional, Autonómica, Guardia Civil y policías locales de concellos más pequeños han establecido un centro de control dirigido desde la Subdelegación del Gobierno. En un principio desarrollaron su labor en los límites de Ourense y Barbadas y más tarde se unieron los de la comarca de O Carballiño y Verín.

En la primera semana de cierre llevaron a cabo 224 dispositivos de control en los que identificaron a más de 11.500 personas: 115 conductores no acreditaron suficientemente los motivos da viaje, hubo 192 propuestas de sanción y 152 notificaciones sobre infracciones de la normativa sanitaria. Se detuvo a una persona. Del 16 al 20 de octubre, y ya con los concellos de O Carballiño, O Irixo y Boborás en cierre perimetral, se pusieron en marcha 254 dispositivos de control en las carreteras en los que se identificaron a más de 12.800 personas. 495 vehículos fueron obligados a regresar por no poder acreditar los motivos del viaje. Hubo 44 propuestas de sanción por incumplimiento de las restricciones a la movilidad y de 29 notificacións sobre infracciones de la normativa sanitaria.

A finales del mes de octubre los cierres perimetrales se ampliaron a Verín, Monterrei y Vilardevós. Esto supuso un refuerzo en los controles. Así, entre el 21 y el 27 de octubre, hubo 358 dispositivos por los que pasaron 28.200 vehículos y se identificaron a más de 17.600 personas. 449 coches tuvieron que dar la vuelta en la unidad perimetral de Ourense y Barbadás; 200, en la de O Carballiño, O Irixo y Boborás; y 290 en la de Verín, Oímbra y Vilardevós. Esa semana hubo un total de 24 propuestas de sanción por desplazarse sin causa justificada y 31 por incumplir las medidas sanitarias. A pesar de que mayoritariamente se cumple todavía hay ourensanos que se desplazan sin justificación.