Los alcaldes confían en que las nuevas restricciones doblen la curva

El regidor de Barbadás, tras conocer que cierran su concello, lamenta la «insensatez dalgúns veciños da cidade»

El barrio de O Couto fue la primera zona de la capital donde se impusieron restricciones
El barrio de O Couto fue la primera zona de la capital donde se impusieron restricciones

Ourense

Ourense y Barbadás se convertirán este jueves en la segunda zona de la comunidad confinada por los brotes de coronavirus. El alcalde de la tercera ciudad de Galicia, Gonzalo Pérez Jácome, mostraba su confianza en que estas medidas sirvan para «doblegar la curva». El regidor, que ya había avanzado este domingo que la ciudad estaba al borde del confinamiento tras el aumento de casos de covid en la ciudad, aseguró que colaborará con «todos los medios disponibles» para que se cumplan estas restricciones y apuntaba, en concreto, a que pone a disposición los efectivos de la Policía Local para controlar los movimientos de los ciudadanos. Entre las medidas también se incluye el cierre de los bares en su zona interior. Se mantiene, además, la prohibición de encuentros con personas no convivientes.

Sobre la idoneidad de la medida de confinar la ciudad de Ourense y Barbadás, el regidor de la tercera ciudad de Galicia indicó: «Es una medida que no puedo cuestionar, porque no tengo conocimientos epidemiológicos. Simplemente espero que sirva para doblegar la curva». Para lograr ese objetivo, Jácome invitó una vez más a los ciudadanos a «extremar las precauciones profilácticas».

Barbadás es el segundo municipio en el que se limitan los movimientos. «A insensatez dalgúns veciños de Ourense levou a esta situación», sostenía el alcalde de Barbadás, el socialista Xosé Carlos Valcárcel, al conocer que la Xunta cierra su concello, al igual que la capital, y prohíbe los encuentros de no convivientes. El alcalde de Barbadás relaciona la «fuxida» de los ourensanos de la ciudad -donde ya no estaban permitidas esas reuniones- hasta A Valenzá del pasado fin de semana con la aprobación de estas nuevas medidas, de nivel 3. El alcalde considera que el aumento de positivos en su municipio también ha sido tenido en cuenta en la toma de esta decisión. «Ata o venres tiñamos 17 casos e o luns xa 42, isto débese ás interaccións con Ourense, por traballo, polos centros comerciais que temos, son consecuencias que sufrimos», detalla el regidor. Valcárcel espera que las medidas den resultado en quince días y bajen los casos. Ha convocado para esta miércoles a primera hora una reunión con Protección Civil y Policía Local y ya pidió a la Secretaría del Concello que prepare los documentos para advertir a los establecimientos que estarán afectados: bares y cafeterías no podrán servir en interior y en las terrazas solo a cinco personas en grupo. La movilidad no será libre, tendrá que ser justificada, por motivos laborales, educativos o sanitarios.

Más medidas en villas

El alcalde de O Barco, el socialista Alfredo García, valoraba la decisión se que se prohíban en su concello las reuniones de no convivientes: «El cambio es pequeño y hay que esperar dos o tres días para hacer una valoración. Hoy había un caso menos que ayer, pero en cualquier caso hay que esperar, porque es un dato solo. Creo que la gente tiene que seguir cumpliendo y si seguimos cumpliendo vamos a mejor. En cualquier caso, el tema de no reunirse mucha gente es fundamental».

En toda la comarca de O Carballiño tampoco podrá haber encuentros con personas con las que no se convivan. El alcalde de la principal villa de la zona, Francisco Fumega, aseguraba: «No noso caso a situación é de tranquilidade. Aquí estase facendo un seguimento e os casos que temos están controlados e o que si nos trasladan dende Sanidade e que se adoptan estas medidas para controlar a trazabilidade porque a xente está saíndo de Ourense para evitar as restricións».

En Verín también tendrán las mismas limitaciones, en cuanto a las reuniones. Su alcalde, el socialista Gerardo Seoane, se limitaba a «acatar» las decisiones de la Xunta sin querer realizar ningún tipo de valoración. «Nunca o fixen e non o vou a facer agora», indicó.

En Ribadavia, entran en la fase 2 debido al aumento de los contagios y se limitan aforos y reuniones. «Temos dúbidas acerca de como actuar en determinados supostos, como a feira do sábado, o partido de balonmán desta fin de semana (que en principio é aberto ao público pero con limitacións), os concertos da ICC Week ou o funcionamento dos parques infantiles», explicó el alcalde César Fernández.

Las medidas también afectarán a Allariz. Ayer al cierre de esta edición, no fue posible contactar con la alcaldesa, que el fin de semana ya estaba preocupada por cómo podían influir en su municipio las restricciones de la capital. «Creemos que o que vai provocar é o traslado da problemática aos concellos de arredores», aseguraba la regidora nacionalista Cristina Cid.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Los alcaldes confían en que las nuevas restricciones doblen la curva