Sin consenso con las terrazas, unos concellos limitan su horario y otros no

«No dice en ningún lado que sea hasta las once», razona el alcalde de O Barco

Terrazas en la capital ourensana
Terrazas en la capital ourensana

Ourense

La aplicación concreta de las normas de desescalada está dando lugar a confusión en distintos ámbitos. Por ejemplo, si los paseos están limitados hasta las once de la noche, ¿deben también cerrar a esa hora las terrazas? Lo cierto es que el Boletín Oficial del Estado no lo ha aclarado y los ayuntamientos han tomado decisiones dispares.

Así, hay concellos que permiten su apertura en los mismos horarios que los establecidos en condiciones normales en sus respectivas ordenanzas municipales. De ser así, las terrazas de la capital ourensana podrían abrir hasta pasada la una de la mañana, pero el gobierno municipal decidió impedirlo. Para ello, fijaron un nuevo límite a las 23.00 horas, «en consonancia», según argumentaron, con la restricción a la libertad de movimientos que impone el estado de alarma. Lo mismo hizo el Concello de Barbadás, que da media hora extra a los hosteleros para realizar tareas de recogida, limpieza y desinfección de los establecimientos.

«No dice en ningún lado que sea hasta las once el horario permitido para las terrazas», argumenta el alcalde de O Barco, Alfredo García, preguntado sobre si se cierra a esa hora. «No se especifica, así que podrían abrir en horario normal», dice. Durante las noches de los viernes y los sábados, así como la víspera de los festivos, es hasta las dos de la madrugada, un horario que, en todo caso, ningún local agotó el pasado fin de semana, el primero en el que pudieron abrir los bares. «Según me dicen desde la Policía Local, la terraza que más tarde cerró fue a la una de la madrugada, y el resto habían ido cerrando antes», cuentan. En A Rúa, pendientes de una reunión con el sector, se mantiene el horario de las once como límite.

En O Carballiño no se ha regulado el funcionamiento de las terrazas ni se han emitido instrucciones concretas en este sentido. El teniente de alcalde y concejal de Turismo, Manuel Dacal, apunta que posiblemente se acabe acotando dicho funcionamiento en los próximos días. «O certo é que aínda o falamos o alcalde e máis eu. Aquí en principio a limitación déixase en función do que ten concedido cada establecemento pola licenza coa que conta. Si que parece necesario regular o funcionamento das terrazas e será unha decisión que tomaremos nestes días», señaló Manuel Dacal.

En la capital de O Ribeiro el horario de cierre se ha fijado para las 23.00 horas, acorde con las directrices autonómicas. Según el alcalde de Ribadavia, César Fernández Gil «nós fixamos o horario de peche en base ás normas emitidas pola Xunta de Galicia. Non me consta que estea nada regulado a nivel do Estado, non aparece nada no BOE, pero a Xunta si o fixo». Desde el único local que está abierto en la Praza Maior de Ribadavia, La huella del gato, su propietario recurre a la lógica: «Se a xente só pode estar na rúa ata as 23.00 horas, como moi tarde, a que hora vas ter que pechar a terraza?», señala Carlos Castiñeiras.

En Verín, el Concello sigue las instrucciones gubernamentales, apunta el alcalde, Gerardo Seoane, sin horarios municipales específicos. No han detectado excesos. En Xinzo también siguen la norma de horario estipulada por el Gobierno, indica la alcaldesa Elvira Lama, con lo que el cierre de las terrazas es a las 23.00 horas, aunque el Concello da media hora de margen a mayores a los establecimientos para la recogida de mesas y sillas. En Celanova, por ahora no hay previstas medidas de acotamientos de horarios para las terrazas de hostelería. Todavía hay muchos bares que aún no han abierto y el Concello no ha detectado incidencias reseñables por el momento.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Sin consenso con las terrazas, unos concellos limitan su horario y otros no