La mitad de los ourensanos mantuvo su consumo de agua pese a la sequía

Los más jóvenes son también los que más han modificado sus hábitos


ourense / la voz

En la Confederación Hidrográfica Miño-Sil, el órgano encargado de vigilar y regular la cuenca, aseguran que este año 2017 es el más seco desde que existen datos contrastables. Las precipitaciones caídas suponen un 40 % menos de la media y los embalses no llegan al 50 % de su capacidad pese a que en esta época es habitual que se acerquen al 60 %. La intensa sequía que sufre la provincia está teniendo graves consecuencias para el sector agrícola y ganadero y ha contribuido a multiplicar las hectáreas de terreno quemadas por los incendios forestales. La escasez de lluvias no ha impedido, sin embargo, que la mayor parte de los ourensanos mantuviesen invariables sus hábitos de consumo de agua en el hogar. Así se concluye del barómetro elaborado por Sondaxe para la edición ourensana de La Voz de Galicia.

Pese a la declaración de alerta decretada por la Confederación Hidrográfica Miño-Sil a comienzos del mes de octubre y a que la sequía obligó a algunos concellos a ordenar restricciones, un 46,6 % de los consultados admite que su consumo se mantiene más o menos igual que antes de originarse esta problemática. Un 3 % asegura incluso que lo ha incrementado y otro 4,4 % afirma que no se ha enterado de los avisos, por lo que es de suponer que sus hábitos no han variado. Cabe destacar, sin embargo, que un 44,5 % de los encuestados sí asegura haber reducido su consumo en las últimas semanas.

Por edades

Si las respuestas de los participantes en la consulta de Sondaxe se analizan en función de su edad, resulta que los más jóvenes son también los más concienciados con la necesidad de ahorrar agua. Un 50 % de quienes tienen de 18 a 29 años afirman haber rebajado su consumo. Un 35,7 % de ellos explica, sin embargo, que han seguido más o menos igual y cabe destacar es entre los jóvenes donde existe un mayor porcentaje de personas que asegura que no se enteró de los avisos de alerta por sequía.

No ocurre lo mismo entre los mayores de 65 años. Ellos son los más informados (solo un 0,8 % afirma que no sabía nada de la situación) pero también son los que en menor medida han reducido su consumo a causa de la sequía. Un 39,5 % de ellos dice que utiliza menos agua, pero el porcentaje de quienes no han variado sus hábitos se dispara hasta el 57,2 % en este tramo de edad. Los mayores de 65 años son, de hecho, los que más responden de ese modo. Son más los que aseguran que han descendido su consumo entre los que tienen de 30 a 44 años (un 47,3 % frente a un 36,2 % que gasta más o menos igual que antes). Sin embargo, entre quien van de los 45 a los 64 años también son mayoría los que no han modificado sus hábitos debido a la sequía, aunque están casi empatados con los que aseguran estar ahorrando más agua a consecuencia de las alertas. Solo hay cuatro décimas de diferencia entre unos y otros. Así, los primeros suponen el 46,4 % del total en ese tramo de edad y los segundos, el 46 %.

Por sexos

El barómetro de Sondaxe para la edición ourensana de La Voz de Galicia revela importantes diferencias en las respuestas de los consultados si se analizan en función de su edad, pero no ocurre lo mismo si se toma en cuenta el sexo de estos. Las contestaciones de hombres y mujeres son muy similares, aunque el porcentaje quienes han descendido su consumo de agua es levemente superior entre los primeros (un 45,6 % responde de ese modo frente al 43,6 % de ellas). Lo mismo ocurre, pero a la inversa, con el porcentaje de quienes aseguran estar utilizando más o menos la misma cantidad de agua (un 48,9 % entre las mujeres y un 44 % entre ellos).

Los votantes de DO y BNG, los más concienciados con la necesidad de ahorrar

El barómetro de Sondaxe para la edición ourensana de La Voz de Galicia también analiza las respuestas de los consultados en función de sus afinidades ideológicas. Así, tomando como referencia el voto que estos aseguran haber depositado con motivo de los últimos comicios municipales, celebrados en mayo del 2015, resulta que los electores de Democracia Ourensana y del BNG son los más concienciados con la necesidad de reducir su consumo de agua debido a la sequía. Un 73,7 % de los votantes del partido de Gonzalo Pérez Jácome asegura estar usando menos, al igual que un 60,6 % de los que apoyaron a los nacionalistas. En el otro extremo de la balanza se sitúan los electores de Ourense en Común, ya que un 54 % de ellos afirma no haber variado sus hábitos. En lo que respecta a los votantes del PP, responde de ese modo un 46,5 %. Entre los del PSOE son mayoría los que han reducido su consumo: un 48,6 %.

En la capital es donde menos informados están los ciudadanos

Los resultados del barómetro de Sondaxe para la edición ourensana de La Voz de Galicia ponen de relieve notables diferencias en los hábitos de consumo de agua dependiendo de la localidad. Así, los que más han reducido su uso debido a la sequía son los vecinos de las grandes villas, las que superan los 10.000 habitantes: O Barco, Verín, O Carballiño, Xinzo y Barbadás. El 59,5 % de los consultados ahorra más ahora, un porcentaje que cae al 40,3 % entre los vecinos de los concellos de menos de 5.000 habitantes y al 40,1 % entre quienes viven en municipios de 5.000 a 10.000. En la capital el porcentaje de quienes redujeron su consumo se sitúa en el 43 % y llama la atención el hecho de que un 10,6 % no se enteró de los avisos (el porcentaje más alto de todos los tipos de hábitat).

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La mitad de los ourensanos mantuvo su consumo de agua pese a la sequía