Álvaro de Castro: «Hay residencias que anunciaban servicios médicos las 24 horas sin ser del todo real»

Pablo Varela Varela
pablo varela OURENSE / LA VOZ

BAÑOS DE MOLGAS

Santi M. Amil

El facultativo ourensano insta a que la arquitectura de los geriátricos sea «más humana»

29 nov 2020 . Actualizado a las 11:24 h.

«Veo una mejoría en los centros sociosanitarios en relación al número de casos», constata Álvaro De Castro, médico adscrito al PAC de Celanova que coordinó la atención sanitaria a los afectados por covid-19 que fueron trasladados a Baños de Molgas y Piñor en la primera ola. Pero aunque la curva cae, aún hay mucho trabajo por hacer. «Hay residencias con construcciones del 1997 que no están ideadas para una pandemia que ha llegado apenas 25 años más tarde», avisa De Castro.

-Usted vivió desde el primer día la puesta en marcha de la residencia integrada de Molgas. ¿Qué imagen le viene a la cabeza?

-Fui como voluntario y el salto asistencial fue notable. Cuando comenzó el foco en la San Carlos, el 25 de marzo fuimos a valorar a tres pacientes. Por aquel entonces, a escala nacional ya había unas cifras de muertos diarios altísimas. De Celanova alguno ya fue derivado el 26 de marzo. Recuerdo que en Molgas, al llegar, en el campo de futbito anexo, se formaba al personal requerido. Y en ese momento, por la tensión y mientras se enseñaba cómo poner y quitarse el epi, ver a gente vomitando y llorando por la ansiedad de lo que venía. Era por la presión, algo parecido a una fobia anticipatoria. El edificio en sí mismo parecía era un búnker, y al día siguiente entraron 23 pacientes de golpe derivados de sus residencias.