Álvaro de Castro: «Hay residencias que anunciaban servicios médicos las 24 horas sin ser del todo real»

El facultativo ourensano insta a que la arquitectura de los geriátricos sea «más humana»


ourense / la voz

«Veo una mejoría en los centros sociosanitarios en relación al número de casos», constata Álvaro De Castro, médico adscrito al PAC de Celanova que coordinó la atención sanitaria a los afectados por covid-19 que fueron trasladados a Baños de Molgas y Piñor en la primera ola. Pero aunque la curva cae, aún hay mucho trabajo por hacer. «Hay residencias con construcciones del 1997 que no están ideadas para una pandemia que ha llegado apenas 25 años más tarde», avisa De Castro.

-Usted vivió desde el primer día la puesta en marcha de la residencia integrada de Molgas. ¿Qué imagen le viene a la cabeza?

-Fui como voluntario y el salto asistencial fue notable. Cuando comenzó el foco en la San Carlos, el 25 de marzo fuimos a valorar a tres pacientes. Por aquel entonces, a escala nacional ya había unas cifras de muertos diarios altísimas. De Celanova alguno ya fue derivado el 26 de marzo. Recuerdo que en Molgas, al llegar, en el campo de futbito anexo, se formaba al personal requerido. Y en ese momento, por la tensión y mientras se enseñaba cómo poner y quitarse el epi, ver a gente vomitando y llorando por la ansiedad de lo que venía. Era por la presión, algo parecido a una fobia anticipatoria. El edificio en sí mismo parecía era un búnker, y al día siguiente entraron 23 pacientes de golpe derivados de sus residencias.

-¿Cómo manejaron el estrés del personal asistencial?

-Al principio fue complicado. Era un experimento, novedoso y que no se sabía cómo funcionaría. Noté una tensión como no he vivido antes en mi vida. Y eso va a marcar al personal. Lo fácil era coger una baja y no me consta que mucha gente lo hiciese. Pero veo a algunos compañeros mucho más cansados que en la primera ola, seguramente por la acumulación de este tiempo.

-En la segunda ola, los brotes en residencias parecen más focalizados en comparación con la primera. ¿Hay algún factor determinante?

-Creo que tiene que haber un cambio en el planteamiento de las residencia sociosanitarios, y no pensar en macrocentros. Soy un detractor claro de los centros grandes. Creo que toda residencia o centro sociosanitario debería tener habitaciones con tomas de oxígeno. No estamos convirtiendo una residencia en un hospital por dotar algunas habitaciones con oxigenoterapia. Hay residencias de la provincia en las que se anunciaban servicios médicos durante las 24 horas y no era del todo real. Iba a costa de la Atención Primaria en los centros de salud, con una oferta que no era cierta.

-¿El modelo pasa por comunidades pequeñas, sin aglomeraciones?

-De inicio pasa por una arquitectura humanística. No se pueden poner habitaciones de internos al lado de los servicios funerarios de esa residencia. Y yo lo he visto. Nuestros mayores son maestros de la adaptación, pero con los tiempos que corren nos tenemos que adaptar a ellos. Detalles como el que mencioné hacen mucho daño al usuario. Y además, creo que las direcciones de las residencias deben estar integradas por personal sanitario, a tenor de lo que ha pasado.

-¿A qué se refiere?

-Por ejemplo, quitarse un epi es muy importante, porque entraña un riesgo notable. Ahora, Sanidade ha publicado unos tutoriales en vídeo que todo profesional sanitario o sociosanitario debería ver. Un epi es algo importantísimo. Independientemente de que sea de buena calidad, hay que saber cómo ponerlo y quitarlo porque es vital. Si no, hay un riesgo grande de infección si estás en contacto con un posible positivo.

-En las residencias de Barbadás y Os Gozos, el número de usuarios afectados fue francamente elevado.

-Hubo una gran densidad de positivos. Para hacernos a una idea, entre Piñor y Baños Molgas, en la primera ola, fueron 146 pacientes los que se trasladaron, y en Os Gozos dieron positivo más de un centenar. Fue una concentración muy marcada. Esto es una opinión personal, pero no soy partidario de que las residencias tengan un volumen de 150 o 200 personas a la vez, porque favorece que ocurran estas cosas.

«En la temporada de verano hubo demasiado relax y creo que se abrió la mano en exceso»

Los avances en la investigación contra el virus también desecharon movimientos iniciales en lo tocante a los tratamientos para los enfermos de covid-19. Sin embargo, también se siguieron otras vías que dejaron buenas noticias, como el uso de corticoides para frenar la hiperinflamación derivada de la respuesta del sistema inmunológico ante el covid-19, que suele darse entre el quinto y séptimo día. «En la uci del CHUO llevan tiempo usándose», explica De Castro.

-¿Qué vías se fueron descartando tras los primeros meses de pandemia?

-A día de hoy, tratamientos contemplados en protocolos en la primera ola, como la hidroxicloroquina, ya no se usan, porque no se demostró que fuesen eficaces o tuviesen beneficio. Las evidencias científicas para este ámbito eran muchas menos al principio que ahora. Desde junio, la reina parece la dexametasona.

-¿Se esperaban una segunda ola con esta incidencia?

-El problema fue la falsa sensación de seguridad que hubo durante el verano. Demasiado relax cuando la gente vio el descenso de cifras en los casos activos diarios y, en consecuencia, creo que se abrió la mano en exceso.

-¿Por qué da la sensación de que el fallecimiento de una persona joven agita más y el de una persona mayor una crónica anunciada? ¿No parece algo hipócrita?

-Eso nos conduce a la falsa percepción que hay entre la población. Aquí no hay superhéroes, porque vimos a gente que superó el covid-19 con 100 años y luego otros, con 30 o 40, que estuvieron muy mal en la uci. Si eres más mayor y padeces patologías de base, es posible que tengas más boletos para infectarte y sufrir un desenlace malo, pero ojo con simplificar estas cosas porque pueden llevarnos a errores individuales.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

Álvaro de Castro: «Hay residencias que anunciaban servicios médicos las 24 horas sin ser del todo real»