Enseñando español en Birmingham

El amor hizo que esta ourensana decidiera establecerse en el Reino Unido


OURENSE / LA VOZ

Almudena León Domínguez nació en Bande, tiene 46 años, y actualmente enseña español en Birmingham. Esta ourensana aterrizó por amor en el Reino Unido, aunque no olvida sus raíces.

Tras estudiar Filología Inglesa en Santiago y realizar un máster de Estudios Norteamericanos en la Universidad de Alcalá de Henares, Almudena se fue hasta Nashville (Tennessee, Estados Unidos) con un visado de estudiante que le permitía trabajar durante los meses de verano. En un Centro de Atención al Cliente fue donde conoció a Alan, su marido, y principal razón de su vida en Birmingham. «Un año después, al terminar el máster, vine a Birmingham para conocer la ciudad y a la familia de Alan. Eso fue el 15 de agosto de 1998... me vine con dos maletas para pasar aquí seis semanas y ya no regresé», relata. Eso sí, visita Ourense todos los años e incluso se casó en Bande y en su iglesia bautizó a sus mellizos.

Es profesora de español desde que llegó a Birmingham, aunque antes de tener a sus hijos, combinaba las clases con un trabajo de administrativa contable en una empresa de la construcción. «Era un trabajo muy interesante y que me permitía viajar mucho al norte de Inglaterra, pero al nacer mis hijos decidí renunciar para poder pasar más tiempo con ellos. Es una decisión de la que no me arrepiento en absoluto porque ahora dedico todo mi tiempo a la enseñanza del español, que es mi verdadera pasión». Da clases a niños de 4 a 7 años en una escuela de Primaria tres días a la semana; y el resto del tiempo a adultos en la biblioteca, un pub y un restaurante español que acaba de reabrir en Sutton Coldfield. En este punto habla de la dificultad de la conciliación laboral en el Reino Unido, razón por la que tuvo que abandonar su empleo en la empresa de construcción. «Los primeros años no fueron fáciles y realmente no empecé a trabajar de verdad hasta que no empezaron la escuela infantil con 4 años. Y lo más difícil para las madres que estamos viviendo aquí es no poder contar con nuestras familias. Yo me imagino cómo debe ser eso de ‘mama, me cuidas a los niños unas horas, que tengo que hacer unos recados’ y pienso, ¡qué suerte! o ¡quién pudiera!». Y afirma pertenecer al Club de las Malasmadres.

A Almudena le gusta disfrutar de las muchas ofertas de ocio de la ciudad y siempre que puede acude al teatro, al ballet, a conciertos -últimamente ha visto a los Rolling Stones y a Roger Waters, de Pink Floyd-, hace excursiones a castillos, casas señoriales, mansiones, pueblecitos, granjas y parques. Y no se olvida de salir a comer al centro de Birmingham, a la zona de los canales. Almudena recomienda una visita a Custard Factory, un centro artístico, cultural y comercial en el barrio de Digbeth, a 10 minutos a pie del centro de la ciudad. «Todos los fines de semana intentamos hacer algo diferente con los niños. Somos socios del National Trust, una organización que se encarga de conservar y mantener el amplísimo patrimonio de casas señoriales que hay aquí en Inglaterra. Están casi todas abiertas al público y siempre hay actividades para niños y una cafetería donde poder tomar un té o un chocolate caliente si hace mucho frío, que aquí es bastante normal», explica.

A pesar de poder disfrutar de todas estas atracciones, Almudena añora muchas cosas de Ourense, provincia y ciudad: «Lo que más echo de menos es la familia, los amigos y la gente. Ademas, poder salir a tomar el café de media mañana y charlar con mis amigas, salir de tapas por la zona de los vinos y terminar tomando algo en una de las terrazas de la praza Maior», dice.

Almudena León sigue viendo su futuro en esta ciudad inglesa: «Estamos muy contentos y tenemos la suerte de que podemos pasar los veranos en Ourense, Bande y Vigo. Así que no tenemos pensado irnos».

Desde Bande a Birmingham, pasando por Ourense. «Es muy raro que piten cuando conducen y siempre ceden el paso»

Trayectoria vital

Desde Bande a Birmingham, pasando por Ourense. Cuando tenía 6 años, su familia se mudó de Bande a Ourense. «Vivíamos en un piso en la calle Remedios, en el barrio del Couto. Así que estudie en el colegio Santo Ángel hasta terminar EGB». Después, al mudarse a vivir al centro, ingresó en el Instituto de A Ponte hasta terminar COU. En Santiago estudió Filología Inglesa. Tiene dos hijos, mellizos.

«Los ingleses son buena gente pero muy arraigados a sus costumbres. Beben té a todas horas del día. Litros y litros. Algunos de mis alumnos vienen a clases con el termo y yo les pregunto: ¿No sois capaces de aguantar una hora sin beber té? Y se ríen mucho», explica cuando se le pregunta sobre las peculiaridades de sus habitantes. Además, afirma que son muy educados conduciendo y que es muy raro oír sonar el claxon: «Es rarísimo que te piten y siempre ceden ellos el paso. Cuando vamos a Ourense mis hijos alucinan con tanta bocina». Almudena destaca la comida tradicional inglesa y recomienda algunos de sus platos. «Hay algunas cosas que se deben probar. Un Carvery, por ejemplo. Es una especie de plato único que sirven en la mayoría de los pubs de Inglaterra. Consiste en tres tipos de carne (pavo, ternera y cerdo) que te cortan en el momento en que lo pides. Después tú te sirves el acompañamiento, que suele ser verduras cocidas con gran variedad de patatas cocidas, asadas y en puré.... Los ingleses comen patatas a todas horas», ríe. Y, para los amantes del picantes, el curri que ofrece la comunidad asiática.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
14 votos
Comentarios

Enseñando español en Birmingham