La Diputación socorre a seis concellos en apuros económicos

Los ayuntamientos renunciaron a obras a cambio de ayuda financiera


Ourense / la voz

Una de las pocas competencias que las diputaciones tienen establecidas por ley es la elaboración anual de un plan de obras en todos los municipios de sus respectivos territorios. La de Ourense ha regulado la posibilidad de que los ayuntamientos renuncien a esos pequeños proyectos para dedicar el dinero que les corresponde a mitigar su crítica situación económica.

Seis concellos ourensanos se han acogido a esa medida en el reparto de este año, que se aprobará en el pleno de este mes. Son los de Riós, San Cristovo de Cea, Xunqueira de Espadanedo, Lobeira, San Xoán de Río y Nogueira de Ramuín.

Esas entidades locales son las que han cumplido con la presentación en plazo de la solicitud correspondiente. Todos ellos reúnen los requisitos impuestos por el gobierno provincial para poder utilizar el dinero en un fin diferente al de la ejecución de una obra. Las bases establecían que debían estar «incursos en situación de insuficiencia financeira manifesta», circunstancia que afectaría a aquellos concellos que «na liquidación do exercicio de 2012 presenten resultado orzamentario negativo e remanente de tesourería negativo».

El uso que pueden dar los ayuntamientos a la suma que les corresponde en los conocidos como planes provinciales -este año son 50.000 euros- también está regulado. Según ha establecido la Diputación, pueden dedicarlo a amortizar deudas contraídas en ejercicios anteriores o bien para financiar el funcionamiento de los servicios mínimos obligatorios a los que tienen que hacer frente. En este ámbito quedan excluidos los «gastos de retribucións, axudas de custo e asistencias de cargos representativos ou de designación política e dos gastos de servizos que se atopen total ou parcialmente financiados con achegas da Deputación Provincial diferentes ás previstas na presente base».

La mayor parte de los concellos solicitantes usarán sus 50.000 euros para reducir su deuda. Ese es el caso del de San Xoán de Río. Su alcalde, Gerardo Rodríguez, explicó ayer a este periódico que la anterior corporación había comenzado a hacer obras para un nuevo cementerio en una finca que aún no era de su propiedad y que ahora debe pagar. «Desde que cheguei o único que fago é pagar débedas. Sen non é así -en referencia a la ayuda de la Diputación- moitos concellos estarían abocados á bancarrota», dice el regidor, que con el gasto pretende también evitar un litigio judicial.

Aunque menos acuciantes, Xunqueira de Espadanedo también planea amortizar deudas con el dinero de los planes provinciales, originalmente ideados para la ejecución de pequeñas obras. «Agora o primeiro é pagar o que se debe para despois poder facer outras cousas. Se non fas así, a débeda cómete», explica el alcalde de la localidad, Carlos Gómez.

En el año 2013, el primero en el que se estableció esta posibilidad desde la Diputación ourensana, fueron nueve los concellos que habían pedido dedicar su dinero a gastos corrientes o en amortizar deuda. Entonces eran los de Os Blancos, Xunqueira de Espadanedo, Rubiá, Riós, Nogueira de Ramuín, San Cristovo de Cea, Bande, Xunqueira de Ambía y Rairiz de Veiga.

«Se non é así, moitos concellos estarían abocados á bancarrota»

Carlos Gómez

«O primeiro é pagar o que se debe para poder facer outras cousas»

Gerardo Rodríguez

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

La Diputación socorre a seis concellos en apuros económicos