De luto por una carretera

Vecinos de Bande celebraron ayer un entierro simbólico del proyecto de mejora del vial que une la localidad con Padrenda para denunciar la peligrosidad de las obras


El proyecto de mejora de la OU-411, el vial de titularidad autonómica que une Bande y Padrenda, murió joven. Ni siquiera le dio tiempo a crecer y convertirse en carretera. Ayer el documento fue enterrado simbólicamente por los vecinos de la zona, que protestan porque las obras dejarán el vial más peligroso de lo que era.

En el sepelio participaron más de un centenar de personas y no faltó de nada. El féretro, donde se introdujo hoja por hoja el proyecto, fue cargado a hombros por cuatro vecinos hasta un nicho excavado en la cuneta a la altura del kilómetro cinco de la carretera. Las mujeres se persignaron a su paso, los hombres tiraron puñados de tierra sobre el ataúd y hubo hasta un sermón. El encargado de leerlo fue Juan Folgar, portavoz de la asociación de vecinos de la parroquia de Santiago de Calvos, que resumió así la principal deficiencia de las obras: «Non pode ser que ancheen a carreteira e nos deixen esta merda de ponte de dous metros», dijo señalando al estrechamiento del vial en ese punto, bien visible.

Este problema -unido a otros, como las dificultades de acceso a algunas viviendas, la falta de eliminación de curvas o el retraso en el pintado de la carretera- es bien conocido por los alcaldes de la zona y ayer tres de ellos, los de Verea, Quintela de Leirado y Bande, respaldaron la convocatoria vecinal. Ellos, especialmente el último de los citados, también hicieron gestiones para mejorar el proyecto sin recibir respuesta.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos

De luto por una carretera