En Baltar salen ganando con la apertura del paso a Portugal, pero la ven insuficiente

j. g. sobrado OURENSE / LA VOZ

BALTAR

Lucía Alves, trabajadora de un supermercado en Baltar, realizaba un viaje de casi doscientos kilómetros para acudir a su puesto de trabajo, antes de la apertura del paso fronterizo
Lucía Alves, trabajadora de un supermercado en Baltar, realizaba un viaje de casi doscientos kilómetros para acudir a su puesto de trabajo, antes de la apertura del paso fronterizo MIGUEL VILLAR

El paso de Sendim está abierto desde el lunes, en horario de 7.00 a 10.00, y de 17.00 a 20.00

18 feb 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

El concello de Baltar es uno de los muchos puntos fronterizos que la provincia de Ourense tiene con Portugal. En condiciones normales, el trasiego de gallegos y lusos es enorme en este ayuntamiento a través del paso de Sendim, pero el cierre de la frontera durante las últimas semanas trastocó la rutina a ambos lados de la raia.

Aunque el paso de personas es habitual en ambos sentidos, desde Montealegre llegan más trabajadores a Baltar que de Baltar a Montealegre. Esto se debe a que el municipio luso cuenta con más de doce mil habitantes y el ourensano con tan solo 942. Además, la población de Montealegre está menos envejecida.

Es por eso que son, en su mayoría, ciudadanos lusos los beneficiados por la reapertura del paso esta semana. Desde el lunes entonces, la frontera puede franquearse de las 7.00 a las 10.00, y de las 17.00 a las 20.00 horas. Resulta un alivio para los trabajadores que, en las últimas semanas, tenían que realizar un largo viaje para atravesar la frontera por el, hasta el momento, único paso legal en la zona, entre Verín y Chaves.